Digitale Ausgabe

Download
TEI-XML (Ansicht)
Text (Ansicht)
Text normalisiert (Ansicht)
Ansicht
Textgröße
Zeichen original/normiert
Zitierempfehlung

Alexander von Humboldt: „Primer extracto“, in: ders., Sämtliche Schriften digital, herausgegeben von Oliver Lubrich und Thomas Nehrlich, Universität Bern 2021. URL: <https://humboldt.unibe.ch/text/1855-xxx_Carta_a_Bonpland-3-neu> [abgerufen am 15.07.2024].

URL und Versionierung
Permalink:
https://humboldt.unibe.ch/text/1855-xxx_Carta_a_Bonpland-3-neu
Die Versionsgeschichte zu diesem Text finden Sie auf github.
Titel Primer extracto
Jahr 1855
Ort Buenos Aires
Nachweis
in: [Pedro] de Angelis, Noticia biografica de Mr. Bonpland, Buenos Aires: Revista 1855, S. [I]–III.
Sprache Spanisch
Typografischer Befund Antiqua.
Identifikation
Textnummer Druckausgabe: VII.95
Dateiname: 1855-xxx_Carta_a_Bonpland-3-neu
Statistiken
Seitenanzahl: 3
Zeichenanzahl: 3475

Weitere Fassungen
[Carta a Aimé Bonpland] (Rio de Janeiro, 1855, Portugiesisch)
[Carta a Aimé Bonpland] (Mexico, 1855, Spanisch)
Primer extracto (Buenos Aires, 1855, Spanisch)
|I|

Extractos de la REVISTADEL PLATA, redacta-da y publicada en Buenos Aires por el ingenieroD. Carlos E. Pellegrini.—números de noviembrey diciembre de 1854 y enero de 1855.


PRIMER EXTRACTO.

Debemos al Sr. de Angelis la comunicacion dela carta siguiente, escrita hace poco en frances por elNestor de los naturalistas á su antiguo compañero elsolitario de San Borja del Uruguay. Su lectura nodejará de proporcionar una grata emocion à quienesconsideran como una gloria para estos paises cual-quier incidencia que hace resaltar el afecto que le de-dican sabios de la mas encumbrada reputacion.“Mi querido y tierno amigo! Aunque tenga muypoca esperanza que estos renglones, y el libro que losacompaña (la hermosísima traduccion francesa de lanueva edicion de mis “Tableaux de la Nature”) lleguená tus manos, trato sin embargo, estando muy cerca demi 84.mo aniversario, de darte una pequeña señal de vi-da, lo que quiere decir, de amistad, de afectuosa adhe-sion, de viva gratitud.He sabido con gran placer que te conservas en unafeliz é inteligente actividad. Un americano que me|II| es desconocido, Mr. John Torrey, profesor de botánicaen Nueva York, ha tenido la delicadeza de enviarmeun tesoro: tu retrato en fotografia. He reconocido enél tus nobles facciones, alteradas sin duda por la edad,pero tales como las he visto en la Esmeralda, Tehui-lotepec, en la Malmaison! Tu has dejado (como en to-das partes) gratos recuerdos en Berlin, y hé mostradotu retrato á todos los que se interesan en tu nombrey tus excelentes trabajos.Mi salud se sostiene por la asiduidad misma deltrabajo. El último 4.° tomo del Cosmos saldrá áluz en este mismo invierno. Tus importantes ma-nuscritos botánicos, trabajados durante nuestro viage.se hallan depositados, con mucho cuidado, y muy com-pletos, en el Museo de historia natural del Jardin delas plantas, como propiedad tuya, de los que puedesdisponer. Te ruego de rodillas, querido Bonpland, quelos dejes en Paris, en el Jardin de las plantas, en don-de tu nombre es venerado. Es un monumento de tuinmensa actividad. La muerte inesperada de Adrianode Jussieu ha debido afligirte mucho.El Rey de Prusia, hace 4 á 5 años, te nombró ca-ballero de su real órden del aguila roja. Se anuncióen todos los diarios, pero aun no habrás recibido la no-ticia oficial y la decoracion. Sé tu catecismo filosófico,pero hemos creido que, en tus relaciones con el Bra-sil, (si las tienes) esto podria serte útil.No he vuelto á Paris despues de 1848. Las re-laciones íntimas que he tenido con la Señora Duque-sa de Orleans me impiden presentarme á las Tullerias,|III| asi como el calor que me conoces por las institucioneslibres. Nunca he sido de los que han podido creerque te dejarias tentar, mi querido y excelente amigo,por el aspecto de la Europa actual, de abandonar unclima magnífico, la vegetacion de los trópicos, y la fe-liz soledad en medio de aficiones domésticas que aprue-bo mucho.Tal vez estos renglones, que confio á un jóvenmédico polaco [del nombre algo bárbaro de Chrzes-ciusqú] quien vá á Buenos Aires, podrán llegarte!Quisiera ver tu letra antes de mi muerte próxima.Todo tuyo de corazon y de alma, con la gratitudde un amigo tierno y fiel compañero de trabajos.

ALEJANDRO HUMBOLDT.

El pobre Arago, casi ciego, se halla en el mas tris-te estado de salud.Sé que tú continúas, con el mismo laudable ardor,en aumentar tus inmensas colecciones.”