Digitale Ausgabe

Download
TEI-XML (Ansicht)
Text (Ansicht)
Text normalisiert (Ansicht)
Ansicht
Textgröße
Originalzeilenfall ein/aus
Zeichen original/normiert
Zitierempfehlung

Alexander von Humboldt, Aimé Bonpland: „Estracto de una memoria sobre la Palma de cera. (Ceroxilon andicola)“, in: ders., Sämtliche Schriften digital, herausgegeben von Oliver Lubrich und Thomas Nehrlich, Universität Bern 2021. URL: <https://humboldt.unibe.ch/text/1817-Estracto_de_una-1-neu> [abgerufen am 31.01.2023].

URL und Versionierung
Permalink:
https://humboldt.unibe.ch/text/1817-Estracto_de_una-1-neu
Die Versionsgeschichte zu diesem Text finden Sie auf github.
Titel Estracto de una memoria sobre la Palma de cera. (Ceroxilon andicola)
Jahr 1817
Ort Madrid
Nachweis
in: Crónica científica y literaria 14 (16. Mai 1817), [o. S.].
Beteiligte Aimé Bonpland
Entsprechungen in Buchwerken
Alexander von Humboldt, Plantes équinoxiales, Paris: Schoell/Tübingen: J. G. Cotta 1808, Band 1, S. 3–7.
Sprache Spanisch
Deutsche Übersetzung dieses Textes
Schriftart Antiqua
Identifikation
Textnummer Druckausgabe: III.39
Dateiname: 1817-Estracto_de_una-1-neu
Statistiken
Seitenanzahl: 3
Zeichenanzahl: 5667

Weitere Fassungen
Estracto de una memoria sobre la Palma de cera. (Ceroxilon andicola) (Madrid, 1817, Spanisch)
Estracto de una memoria sobre la palma de cera. (Ceroxilon Andicola) (Mexico, 1834, Spanisch)
Palma de cera. Ceroxilon Andicola (Havanna, 1841, Spanisch)
|Seitenumbruch|

Estracto de una memoria sobre la Palma decera. (Ceroxilon andícola.)

El árbol que forma el obgeto de estasobservaciones, no solo es notable por su no-vedad, sino tambien por el lugar en quecrece, la altura á que se levanta, el pro-ducto que ofrece y las ventajas que puedensacarse de su cultivo. Llámase en la Améri-ca española Palma de cera, y por esto losdos célebres botánicos Humboldt y Bonplandla han llamado Ceroxilon, de las palabrasgriegas Keros cera y xilon leña. La montañade Quindiu, en que crece este árbol intere-sante, es la parte mas elevada de los Andes que separa el valle de la Magdalena del rioCauca. La elevacion de esta planta sobre elnivel del mar presenta un fenómeno mui no-table. Los palmeros no crecen mas allá de 500toesas de altura, pues el frio de las regionesmas elevadas les impide acercarse al límiteinferior de las nieves perpetuas. El palmerode Quindiu es una exepcion de esta lei cons-tante de la naturaleza. Apénas se vé en lasllanuras: empieza á prosperar á la altura de900 toesas, que es igual á la de las mayo-res montañas del antiguo continente. Parece,pues que huye de los grandes calores de lasregiones menos elevadas, y que se place ámas de 1000 toesas de elevacion sobre la al-tura análoga a los árboles de su familia. Es-te precioso vegetal convendría perfectamenteen la parte meridional de Europa, dondeabundan otros palmeros que exigen 17 gra-dos de calor mas que el de que se trata. Otracircunstancia, mui digna de tenerse presen-te, es que el palmero de cera no existe enninguna parte del globo, sino en el que he- |Seitenumbruch| mos mencionado, y en él solo ocupa una es-tension de 15 á 20 leguas. Los principales caractéres que constitu-yen este nuevo género, son la espata de unasola pieza, racimos de flores femeninas,otros de masculinas con hermafroditas, to-das en la misma planta. Las flores masculi-nas tienen ordinariamente doce estambres,lo mismo que las hermafroditas, cuyo ova-rio aborta siempre. El de las flores ferneni-nas, coronado de tres estilos, se convierte enun fruto que contiene una almendra. Entrelas numerosas especies de palmeros que abun-dan en América, ninguno es mas alto queel Ceroxilon andícola. Sube hasta 160 y 180pies, y sus hojas suelen tener 3 y mas toe-sas de largo: por consiguiente es uno de losvegetales mas altos que se conocen. Plinio ci-ta una viga de 120 pies de largo que serviaen el anfiteatro de Neron, y los enormes eucalyptus del cabo de Diemen no pasan de150 pies. Sus raices son fibrosas, mui nu-merosas, y la principal mas gruesa que elcuerpo del palmero. El tronco hinchado ensu altura media es sumamente derecho, ypodra tener de diametro \( \frac{2}{6} \) de toesa. Tieneen toda su estension anillos que resultan dela caida de las hojas, y los espacios com-prendidos entre ellos, que son amarillos ytan lisos como los de la caña, se cubren deuna mezcla de resina y cera que forma unacostra esterior. Esta es la que los habitantesde aquel país miran como cera pura, y dela que derretida con un tercio de sebo, ha-cen cirios y bugías, cuyo uso es tan agrada-ble como variado. El químico Vauquelin haanalizado este producto, y ha hallado queconsta de dos tercios de resina y un terciode una sustancia que se precipita por sí mis-ma del alcool, y que tiene todas las demaspropiedades químicas de la cera. La cera no es un producto nuevo en losvegetales: se encuentra con abundancia enlos frutos de la mírica cerifera, y esta pro-duccion se emplea mui útilmente en una granparte de la América española, como en Mon-pox, Santa Fé de Bogota y Popayan. El Ce-roxilon la da en mucho mayor cantidad.Otras ventajas se sacarian de su cultivo. Laaltura de su tronco lo hace preferible al deotros árboles de la misma especie que se em-plean en conductos para el agua. Su durísi-ma madera podria emplearse en la construc-cion de las casas, y sus hojas no serian me-nos útiles que las del cocos butyracea con queconstruyen sus cabañas los indios del Orinoco. Don Luis Proust ha dicho que el polvoblanco é imperceptible que cubre las cirue- |Seitenumbruch|las no es otra cosa mas que cera vegetal: tam-bien existe en la misma forma en los clave-les, y sin duda se hallará en otras infinitasproducciones cuando las ilumine la antorchade la química. La cera eminentemente infla-mable del palmero se forma de un jugo ve-getal, tan insípido y tan acuoso como el quese estrae del tronco del cocotero. Los diferentes productos de los palmerosmerecen la atencion de los aficionados á lasciencias naturales. En algunos los jugos ela-borados se concentran en el fruto, y se con-vierten en azúcar ó en emulsiones semejan-tes á la leche de almendras; en otros los frutosestan cubiertos de sustancias farinosas; enotros pasan al estado de aceite puro, y ofre-cen un obgeto interesante de especulacionmercantil. El palmero mauricia, al que serefugian los indios guaraunos cuando se veri-fica la inundacion del Orinoco, suministrauna fécula en alto grado alimenticia. Debetambien observarse en el palmero que nosocupa que el jugo convertido en cera hacelas funciones de epidermis. Los anillos oca-sionados por la caida de las hojas no son losque trasudan la materia inflamable; esta salede unas verdaderas cicatrices en que está des-truida la organizacion, y cuyo carbon, se-parado del hidrógeno por el contacto deloxígeno atmosférico, queda completamentedescubierto. Así es como la naturaleza pro-duce en una sola familia de vegetales y enórganos uniformes en su estructura las mez-clas mas hetereogéneas. ¡Tan varios son loselementos de sus combinaciones, y los miste-riosos juegos de sus afinidades!