Digitale Ausgabe

Download
TEI-XML (Ansicht)
Text (Ansicht)
Text normalisiert (Ansicht)
Ansicht
Textgröße
Originalzeilenfall ein/aus
Zeichen original/normiert
Zitierempfehlung

Alexander von Humboldt: „Geografía de las Plantas“, in: ders., Sämtliche Schriften digital, herausgegeben von Oliver Lubrich und Thomas Nehrlich, Universität Bern 2021. URL: <https://humboldt.unibe.ch/text/1809-Geografia_de_las-1-neu> [abgerufen am 05.02.2023].

URL und Versionierung
Permalink:
https://humboldt.unibe.ch/text/1809-Geografia_de_las-1-neu
Die Versionsgeschichte zu diesem Text finden Sie auf github.
Titel Geografía de las Plantas
Jahr 1809
Ort Bogotá
Nachweis
in: Semanario del Nuevo Reyno de Granada 16 (23. April 1809), S. 127–128; 17 (30. April 1809), S. 129–136; 18 (7. Mai 1809), S. 137–[144]; 19 (14. Mai 1809), S. 145–152; 20 (21. Mai 1809), S. 153–160; 21 (28. Mai 1809), S. 161–168; 22 (4. Juni 1809), S. 169–176; 23 (11. Juni 1809), S. 177–184; 24 (18. Juni 1809), S. 185–189.
Entsprechungen in Buchwerken
Alexander von Humboldt, Ideen zu einer Geographie der Pflanzen, nebst einem Naturgemälde der Tropenländer (1807), S. 134–154.
Sprache Spanisch
Schriftart Antiqua
Identifikation
Textnummer Druckausgabe: II.72
Dateiname: 1809-Geografia_de_las-1-neu
Statistiken
Seitenanzahl: 63
Zeichenanzahl: 91009

Weitere Fassungen
Geografía de las Plantas (Bogotá, 1809, Spanisch)
[Geografía de las Plantas] (Frankfurt am Main, 1809, Deutsch)
Ideen zu einer Geographie der Pflanzen (Wien, 1811, Deutsch)
Die Pflanzenwelt der Tropenländer (Brünn, 1819, Deutsch)
Zur geographischen Botanik (Zürich, 1847, Deutsch)
Geografia de las plantas. Prospecto (Paris, 1849, Spanisch)
|127|

Geografía de las Plantas.

PROSPECTO.

Las indagaciones de los Botànicos se han dirigi-do por lo general hácia objetos que solo abrazan unaparte muy pequeña de la Botánica. Casi exclusivamen-te se ocupan en el descubrimiento de nuevas especiesde plantas, y en su diagnosis fundada en la estructuraexterna de los caracteres que las distínguen, y de lasanalogías que las unen en clases, ó familias. Si este co-nocimiento de las formas en que se presentan los entesorganizados es en extremo importante para la HistoriaNatural descriptiba; si es la base indispensable de todaslas ciencias que tratan de la utilidad medical ó téchnicalos vegetales: si es suceptible de conciderarse baxo depuntos de vista muy filosòficos, no es menos importan-te el fixar la atencion en la Geografía de las Plantas, cien-cia sublime, de la qual apenas conocemos hasta ahorael nombre, sin embargo de ser una parte integrantede la fìsica del mundo. Ella es la que considera las plantas báxo la rela-cion de su asociacion local en todos los climas. Tanbasta como el objeto que abraza, pinta con rasgosmagestuosos la inmensa extencion que ocupan los |128| vegetales desde la region de las nieves perpetuas,hasta el fondo de Océano, y el interior del globo, don-de en obscuras grutas vegetan algunos Criptógamos,tan poco conocidos, como los insectos á quienes sirvende pasto. El lìmite superior de la vegetacion varìa co-mo el de las nieves, segun la elevacion de polo, é igno-ramos hasta donde se extiende el límite inferior. Perovarias observaciones exâctas, hechas sobre la vegetacionsubterranea en los dos hemisferios, prueban que lo in-terior del globo se halla animado donde quiera quelos gèrmenes orgànicos han hallado vacio para exten-derse y un fluido oxîgenado para alimentarse. Asì, losdos límites opuestos de la vegetacion presentan entesde estructura análoga, y se tocan como todos los ex-tremos de la naturaleza física y mora. La Geografía de las Plantas no se ocupa solamen-te en calcular los vegetales segun las zonas y diferentesalturas en que se hallan, no se contenta con considerar-los segun los grados de presion atmosférica, de tem-peratura y de humedad, segun la cantidad de oxîgeno,y las modificaciones de la carga eléctrica baxo las qua-les viven; sinó que tambien distingue entre ellos, co-mo entre los animales dos clases, que tienen un mo-do de vivir, y se puede decir, costumbres muy di-ferentes. Con lic. del Sup. Gob.
|129|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

Los unos (Solanum dulcamara, Polygonum bistorta, Cratæ-gus aria, Theofrasta americana, Lisianthus longifolius,Hypnum filícinum, Fucus saccharinus, Clavaria pistillaria)cresen esparcidos, y aislados; y los otros (Erica valga-ris, Polygonum aviculare, Pinus silvestris, Sesuvium portu-lacastrum, Rhizophora mangle, Croton argenteum, Convol-vulus littoralis, Hypnum proliferum, Fucus natans, Clavariahypoxylon, Lichen haematoma) reunidos en sociedades cu-bren terrenos inmensos, excluyendo de ellos qualquie-ra otra especie heterogenea. Estas plantas asociadas sonmas comunes en las zonas templadas que junto al Equa-dor, donde la vegetacion es mas pintoresca por sermenos uniforme. En los mapas bòtanicos se puedenseñalar los terrenos ocupados por estos grupos de vege-tales, presentandoles por faxas ò zonas (tractus) de lasquales algunas (Ericeta) han sido perniciosas para la po-blacion de los estados; y otras se prolongan por espaciode 400 ò 500 leguas (los bosques) oponiendo al co-mercio de las naciones vecinas y á su harmonía socialobstaculos mas insuperables que los montes y los mares. Como la estructura de las costas, el fondo delOcéano, y los animales que habitan dos continentes ve-cinos indican su antigua reunion, así tambien la Geo-grafía de las plantas, y su mutua analogìa subministran |130| preciosos materiales para la Geología. Ella agita la granquestion sobre quales fueron los terrenos que se hanseparado, y si la separacion de los continentes se ha he-cho antes, ò despues del desarrollo de los entes organi-zados; qué vegetales son comunes á la Asia y à la Amè-rica, y si hay algunos que exîstan en todas las zonas; sies probable, que conforme á las tradiciones de todos lospueblos, el globo al formarse se cubrió de plantas, en-tonces reunidas en un parage solo, y que despues ayu-dadas por las corrientes del mar, y por el transcursode los siglos han pasado, con marcha progresiva, hacialas zonas mas remotas de su comun y primitiva situa-cion: ella exâmina si en la inmensa variedad de vegeta-les se halla arbitrio para reconocér algunas formas pri-mitivas, y si su diversidad específica puede ser efecto deuna degeneracion del prototypo original en la qual lasvariedades casuales se han convertido en constantes. Pa-ra decidir muchos de estos problemas importantes des-ciende la Geografía de las plantas à lo interior del globocon el fin de consultar allí los monumentos antiguos quenos presenta la Naturaleza en las petrificaciones, en lasmaderas fosiles, y en las capas de carbon de tierra, queson el sepulcro de la primitiva vegetacion de nuestroplaneta. Descubriendo frutos de palmas petrificados, he-lechos arboreos, scitamineas, y la Guadua (Bambou) (1)
(1) La Guadue, esta preciosa produccion de los Tròpicos, que repre-senta con las grámineas el mismo papel que el Elefante respecto delos quadrùpedos, esta planta colosal y magestuosa, de quien se haescrito tanto, ha sido hasta hoy absolutamente desconocida de los
|131| de los Tròpicos sepultados en las tierras heladas del
Botànicos. El cèlebre Mutis, apesar de haber residido largo tiempo enlas selvas ardientes de Mariquita, y apesar de los esfuerzos que hi-zo por conocer su fructificacion, no la viò hasta 1805. En esta épo-ca, por una feliz casualidad, la hallé florida en el valle de Neyva,á orillas del Magdalena. La descriví, la diseñé, y formé esqueletoscompletos de esta grama. Sobre estos materiales se delineò la gran-diosa làmina que debe enriqueser la Flora de Bogotá. Este Botàni-co experimentado, y sabio la reconociò por un género nuevo, yla separò del Tabaxir, Mambù, Arundo, &c. á que se creyó pertene-cer. La nombró Bambusa de la palabra Bamboa, baxo de cuyo nom-bre se conocía. En nuestras excurciones botànicas creemos haberreconocido tres especies diferentes en el nuevo genero Bambusa, yahora presentamos el caracter generico, y especifico, reservandouna amplia descripcion, y la historia de esta planta preciosa parael primer fasciculo de la Flora de Bogotà. BAMBUSA. Flor. Bogot. Gluma o.Calix 2-valvis, valvis muticũs, inęqualibus persistentibus: exteriorcarinata, acuta, interiori pauce longior: interior fornicata, seu cal-ceoli forman ęmulans.Stamina 6, hypogyna: filamenta capillaria, calice longiora, deviles:antherę incumbentes, basi et apice bifurcę.Germen oblongum, basi squamulis tribus conspicuis, germine ma-joribus cinctum: styli 3, aut stylus profunde 3 fidus: stigmata plu-mosa, longitudine calicis.Semen unicum, valva calicis intima tectum.Culmus procer, 6-8 policum diametri, 45-60 pedes altus,erectus, cylindricus, fistulosus, articulatus: coma pyramidadís, apicenutans: é quovis articulo stipulam ovatam, culmun cingentem, co-riaceam, desciduam profert. Rami, in articulis superioribus, alterni,articulati. Folia alterna, in singuloculmi nodo, simplicia, vaginantia,et vagina fissili. Flores spicati., Spicę lìneáres, geminati, terminales.Habitat in N. R. Granatensis humidis, calidioribus, et temperatis. Bambusa inermis Culmus cylindricus inermis. Bambusa aeuleata: Culmus aculeatus. Bambusa lineata: Culmus leneis longitudinalibus luteis, viridibusque pulchre variegatus. Nota del Editor.
|132| Norte, concidera si estas producciones de las Indias,lo mismo que los huesos de Elefante, Tapir (Danta)y Crocodilo (Cayman) hallados con frequencia enEuropa, pudieron ser trasportados á los climastemplados por la fuerza de las corrientes en un mundoanegado; ò si en otro tiempo estos mismos climas ali-mentaron aquellos habitantes de los Trópicos, se puedeadmitir que ha habido grandes variaciones en la tem-peratura del ayre, sin recurrir à mudanzas en el lugarde los astros, ni à movimientos poco verosimiles en elexe de la tierra. Asì es que la Geografía de las plantas lle-va su antorcha luminosa hacia la historia del globoprimitivo, sirve de base à la Geología, y ofrece á laimaginacion del hombre un espectáculo tan interesan-te como rico.
Los vegetales tan análogos á los animales por lairritabilidad de sus fibras, y por los estimulantes quelas exîtan, se diferencian esencialmente de ellos por sumovilidad. Los animales no dejan á su madre hastaque son adultos, y las plantas fixadas al suelo, desde elmomento de su desarrollo, solo pueden viajar quan-do estan contenidas en el huevo, dotados de varios ór-ganos que favorecen estos movimientos. Las corrientes,los vientos, y las aves no son los ùnicos agentes quesirven para la propagacion de los vegetales en la super-ficie de nuestro planeta. El hombre es el que principal-mente se ocupa en esto. Luego que sale de la vida va-gabunda reune al rededor de sí los animales y las plan- |133| tas mas útiles para su alimento y para su vestuario. Estasúltimas que son el objeto de la Jardinería y Agricul-tura acompañan al hombre desde el un extremo alotro de la tierra. Así en Europa ha seguido la Viña á losGriegos, el Trigo á los Romanos, el Algodon á los Ara-bes; y en América el Maiz acompañó à los Tetrecos,las Patatas (1) á los Peruanos, y la Quinua á los habitantesde la antigua Cundinamarca (2). Un corto número deestos mismos vegetales, huyendo del hombre á los bos-ques, há recobrado su primitiva independencia, y sevuelve à presentar en un estado silvestre, mientras quesu origen (Musa, Carica papaya, Sécale), del mismomodo que la antigua mancion de los muchos anima-les domesticos, es un secreto impenetrable á las inda-gaciones del Naturalista. El hombre mudando á su antojola superficie del globo, reuniendo los vegetales de am-bos emisferios hace que dominen en algunas regioneslas plantas introducidas que cultiva con preferencia àlas indígenas. Pero esta preponderancia, tan opuesta àlos deseos del Botánico, solo pertenece à una parte muyreducida de la tierra, donde la cultura intelectual, yla deprabacion de constumbres se han aumentado mas.En los paises vecinos del Equador es el hombre dema-ciado devil para domar una vegetacion que oculta ásus ojos el suelo, y no deja mas vacio que el Océano y
(1) Son las Papas del Perú, y las Turmas del N. R. de Granada.(2) Este es el nombre que tenia originariamente todo el pais queconstituye hoy el Vireynato de Santafe de Bogota.
|134| los rios. La extencion de la Agricultura, sus objetos di-versificados segun el caracter, segun las constumbres, yfreqüentemente segun las imaginaciones supersticiosasde los pueblos, la influencia del alimento mas ó menosestimulante sobre la energia de las paciones, las nave-gaciones y las guerras emprendidas para conseguir pro-ducciones del reyno vegetal, son otras tantas concide-raciones que ligan la Geografía de las Plantas con lahistoria política y moral del hombre.
Estas relaciones bastarìan sin duda para probarla importancia y extencion de la ciencia cuyos vastoslìmites describo. Pero el hombre sensible à las obras dela imaginacion se complace en hermanar la Geografía delas plantas con las producciones de la fantasía. La con-templacion de la Naturaleza, la vista de los campos yde los bosques, causa una dulce sensacion, muy dife-rente de la imprecion que hace el estudio particular dela extructura de un ente organizado. En este, el pormenor es el que intereza y alimenta nuestra curioci-dad; y en aquella, son las grandes masas las que agitannuestra imaginacion. ¡Que efecto tan diferente produceel verdor fresco de un prado rodeado de algunos gru-pos de àrboles esparcidos, y de un espeso bosque de Pi-nos, ò de Encinas! ¡Que contraste tan visible entre lasselvas de las Zonas templadas, y las del Equador dondelos troncos desnudos de las Palmas se elevan sobre losdel Cassubium (1) que estan entretegidas con vejucos
(1) Es el Anacardium occidentale de Linne, Mr. de Jussieu (An-
|135| floridos, y representan un pòrtico sobervio en los ayres!¿Qual es la causa psicológica de estas diferentes sensacio-nes? ¿Es acaso la intencidad, ó la magía de los coloresvegetales, ó el tamaño de las masas, ó el contorno delas formas, ó el hàbito de los vegetales los que las cau-san? ¿Como influye este hábito, ó aspecto de una natu-raleza mas ò menos rica, en las constumbres, y prin-cipalmente en la sensivilidad de los pueblos? ¿En queconsiste el caracter de la vegetacion de los Tròpicos,y qual es la diferencia de fisonomìa que distingue lasplantas del Africa, de las del nuevo Continente? ¿Quéanalogía de formas une á los vegetales Alpinos de los Andes, con los de los Pirineos? Hé aquí un cúmulode qüestiones importantes que debe resolver la Geo-grafía de las plantas......... Entre la gran variedad devegetales que cubren la corteza petrea de nuestroplaneta, se distinguen con facilidad algunas formas ge-nerales, á las quales se reducen casi todas las demas,que presentan un conjunto de familias ó grupos mas ómenos análogos entre sì. Tal es la forma de las scita-mineas (Musa, Heliconía, Estrelitza), la de las Palmas,Helechos arboreos, (Arum, Pothos, Dracontium) de losAgaves (Yucca, Aloe, algunas Euphorbias Pourretia)de los Pinos (Taxus pinus) y todas las acerosas, delos Tamarindos (Mimósa, Gleditzía, Porleria) de losBombax (Sterculea, Hibicsus, Ocroma, Cavanillesia ) de
tonio Lorenzo) canvió este nombre en el de Cassavium de Rum-phio. Este es el Asajou, el Kapamaba de la India, y nuestro Marañon.
|136| las Opuncias (Cactus), dè las gramineas...... Estas di-viciones no tienen relacion alguna con las que hace elBotànico clasificador segun pricipios muy diferentes:en aquella no se atiende á otra cosa que á los grandescontornos, que determinan la fisonomía de la vegeta-cion, y de la analogìa de imprecion que recibe el con-templador de la naturaleza, mientras que la Botánicadescriptiva reune las plantas segun la afinidad que pre-sentan las partes mas pequeñas, pero las mas esenciales,quales son las de la fructificacion. En lá belleza abso-luta de las formas enunciadas, en la harmonìa, y con-trastes que nacen de su conjunto consiste lo que se lla-ma caracter de la naturaleza en tal ò tal region. Al-gunas formas, á la verdad las mas bellas (las de las scita-mineas, Palmas, Guaduas) faltan absolutamente enlas zonas templadas. Otras, por exemplo, la de los àrbo-les de hojas pinnadas, son muy raras, y menos elegantesen ellas. Las especies arborecentes, mas pequeñas, y me-nos cargadas de flores agradables á la vista. La freqüenciade las plantas sociales, de que hemos hablado, y la cultu-ra del hombre, hacen el aspecto de aquellas regiones masmonòtono. Baxo de los Trópicos, por el contrario, se hacomplasido la Naturaleza en reunir todas las formas,y aunque à primera vista parece que falta la de losPinos, no obstante, en los Andes de Quindiò, y en lasselvas templadas de Loxa, hemos hallado un árbol quepertenece al genéro Taxus, del qual tiene todo el hàbito.
Con lic. del Sup. Gob.
|137|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

Las formas vegetales, en las inmediaciones del Equa-dor, son por lo general mas magestuosas, y admira-bles, sus masas son mayores, el barniz de las hojas maslustroso, el texido de la parenchîmia mas laxô y sucu-lento, los árboles mas elevados, estan adornados cons-tantemente con flores mas vistosas y mas olorosas, quelas de las herbaceas de las zonas templadas. La corte-za quemada de los troncos antiguos forma un hermosocontraste con el tierno verdor de los Pothos y Orchi-deas, cuyas flores imitan la forma del plumage de lospajaros cuyo nectar chupan. No obstante los Trópicosno preséntan la extension de prados esmaltados de Ra-nunculos(1). Germaneas que adornan las riveras delos paises del Norte. Allí no se conoce aquella dulcesensacion de una primavera que dispierta la vegetacion,y rejuvenece á la Naturaleza. La mano de Flora igual-mente benéfica para todos los entes, ha reservado pa-ra cada region ciertos dones particulares. Un texido defibras mas ó menos laxô, segun la precion del ayre at-
(1) Las praderìas de Quito, Cayàmbe, Turubamba, Ybarra, Guaca&c &c están cubiertos de una especie de Ranunculo tan abundante,que en algunas partes inutiliza los pastos, y es necesario arrancar-lo. Nota del Edictor.
|138|mosfèrico, el grado de calor, y de irritabilidad de losórganos, los colores vegetales mas ó menos intensos,segun el grado de oxîdacion de los elementos, la fuerzaestimulante de los rayos solares:::: es lo que caracterizalas diferentes zonas de nuestro globo. La ínmensa altu-ra á que se elevan las tierras inmediatas al Equadorá los habitadores de los Trópicos el espectáculo cu-rioso de los vegetales cuyas formas son idénticas conlas de la Europa, tales como el Rubus, Qüercus, Bérbe-ris, Alnus... Los pueblos del Norte no disfrutan de estaventaja, por que los individuos enfermos que el amor delas ciencias, ó del luxo refinado hace que se cultiven enestufas, solo les presentan una devil forma de la mages-tad de las plantas equinoxîales; pero la cultura y riquezade sus idiomas, la imaginacion y sensibilidad de sus Poe-tas, y Pintores les ofrecen un manantial inagotable decompensasiones. El Autor de la Virginia, les presentòla pintura de la vegetacion de las Indias: el pinsel deHodges les copió los bosques antiguos de las riveras delGanges; y estas producciones del arte imitador, estaspinturas de la Naturaleza se multiplicaràn mucho masquando la Geografía de las Plantas haya manifestadocon toda claridad el contraste de formas que presentanlos vegetales en las diferentes regiones del globo.
|139|

Geografía de las plantas que nacen en la inmedia-cion del Equador ; Quadro fìsico de los Andes, y paises inmediatos, formado sobre las observa-ciones hechas en los mismos lugares desde 1799 hasta 1803.

La lámina que acompaña à esta obra manifiesta la Geo-grafía de las plantas de la Amèrica Meridional desdelos 10 grados de lat. boreal, hasta los 12 grados delatitud austral. Representa esta parte del globo en uncorte vertical, cuya direccion và de Oriente à Occiden-te. En ella se reconocen las costas del Océano Atlànti-co (las de Cumaná, Guayana, y Brasil,) las inmensas lla-nuras contenidas entre los rios Orinoco, Marañon, Mè-ta y Guallaga, las que se elevan (à cien leguas al Occi-dente de las costas) apenas 150, ò 200 toesas(1) sobre elnivel del mar. Se deja ver la Cordillera Real de los An-des elevada en el Chimborazo á 3267 (2) toesas, tenien-do la caida occidental mas rápida que la oriental, y
(1) Son 350. ó 466 varas de Burgos. Todas las medidas de estaobra estan expresadas en toesas. Esta medida extrangera no pue-de ser conocida de todos, y es importante que todos formen ideasexactas de las distancias, alturas &. de quienes se habla en esta Geo-grafìa. Con este fin hemos convertido las toesas en varas de Bur-gos, segun la relacion establecida por nuestro ilustre D. JorgeJuan, y ultimamente comprobada por D. Gabriel Ciscar. Para noalterar en nada el original, mantenemos las toesas en el texto, ypor notas ponemos las varas de Burgos á que corresponden. N.del Editor (2) Son 7623 varas, Esta montaña celebre se midiò con todo el
|140| surcada con muchos valles, de los quales algunos (elde Guayllabamba) tiene 800 toesas (1) de profundidadperpendicular (2) aunque su fondo queda aun elevadola misma cantidad sobre el nivel del mar. Tambien sefigura la parte baxa y esteril del Perù, encerrada entrela Cordillera, y las costas del Océano pacífico. Estapintura, que apenas está bosquejada, es capaz deuna execucion, y de un efecto muy pintoresco. La cì-ma nevada en que se ha figurado la fisonomía de Chimbo-
cuidado posible por los Astrónomos del Equador: Mr de là Con-damine le dà 3220 toesas: Bouguer 3217 toesas. Bien se vè que es-tas dos medidas hechas por dos habiles y experimentados Geóme-tras no difieren sinò en 3 toesas (7 varas), y que la de Humbold-aumenta la altura del Chimborazo en 48, 5 toe. (113, 2 varas) so-bre el medio entre las dos primeras.(1) Son 1866 varas.(2) Los Andes equinoxîales tienen otros valles mas profundos queel de Guayllabamba. Yo he visitado muchos en mis excurcionesen la provincia de Quito; pero el más cèlebre, el que debe fixar las miras del geòlogo y del politico es el valle de los Patias. Estevàlle profundo, angosto, abrasador (vease el n. 4. año 1808 de esteSemanario), regado por rios caudalosos, derrama sus aguas à po-niente, rompiendo la cadena occidental, y formando el surco masprofundo en los Andes equatoriàles. El fondo de este surco está6675 varas mas baxo que la cima del Chimborazo, y á 800 várassobre el nivel del mar, quando el de Guayllabamba està, segun Humboldt, á 1866, es decir, 1066 var. menos profundo. El surcodel Patias, mas bien que el de Guayllabamba merece figurarse enun perfil de la Amèrica del Sur. En nuestros perfiles, que debenacompañar á nuestra Phytográphia se presenta este corte maravi-lloso y ünico de nuestra Cordillera, y nos hace ver la potencia delas aguas, los efectos de las terribles revoluciones que ha sufridonuestro globo, este globo que hoy parece ser la mancion de la tranquilidad y del reposo. N. del Editor.
|141| razo (un domo, ò cùpula hemisferica), y del volcan de Cotopaxî (un hermoso cono truncado) se pondràn sobreun fondo azul obscuro, y sobre una Atmósfera que notiene nubes sinó à 200 toes. (1) de altura. Un humo ama-rillo-gris (hidro-sulfuroso) se eleva de la boca del volcan.Lo interior del perfil representa diferentes capas de ro-cas primitivas, y secundarias, iluminadas con un colorroxo-gris, -claro; los bordes figuran la capa de tierravegetal adornada de plantas menos elevadas, menos uni-das entre sí, y con menos frondosìdad de hojas á medidaque suben mas, desde la costa hácia la region de las nie-ves. En la costa se distinguirán algunas Palmas con sustroncos desnudos, y algunas scitamineas, y á las 2 100toesas (2) se notará el princípio de la region de las gra-mineas. Para hacer visible qué plantas Alpinas estan al-gunas veces cubiertas de nieve, se indicará esto con al-gunas manchas hasta las 2100 toesas, á cuya altura se vécaer con mucha freqüencia. La extension de los hielosque presenta la region de las nieves perpetuas (sobre2440 toe.) (3) y las manchas blancas que cubren el
(1) 4666 varas.(2) 4900 varas.(3) 5693 varas. El término inferior de la nieve permanente baxo del Equador es un punto capital en la Fìsica, en la Geografía, y en laBotànica, y merece que conoscamos los principios sobre que seestablece. Bouguer, y de la Condamine trabajaron baxo de la Lineasobre este punto interesante. El primero lo estableciò à 2434 toe-sas, ò 5679 varas. sobre el nivel del mar (Voyag. au Perou) y el se-gundo à 2430 toesas, ó 5670 varas (Introduct. historiq.) Mr. dela Condamine tambien lo establece en la misma obra á 2470 toesas
|142| pajonal, parecen à primera vista contrarias á la proyec-cion; pero cesa esta contradiccion con solo suponer queel corte perpendicular no pasa por la cima nevada deEste á Oeste, sinó sobre la pendiente meridional de unode los altos montes de los Andes à 2100 toes.(1) de al-tura. De aqui se infiere que encima de esta linea sehan de poner algunas sombras para indicar las desi-gualdades de la superficie del suelo, mientras que todolo que está debaxo de esta linea presenta la roca in-terior en su plano perpendicular. Una escala puesta en elmargen izquierdo, y dividida de 100 en 100 toes.(2) en-cima y debajo de la superficie del Océano sirve para me-dir así los diferentes puntos que indica el contorno delperfil, como la altura á que nace cada una de las plan-tas cuyo nombre se halla puesto en lo interior, for-mando una especie de mapa botànico de los Andes. Se
ó 5763 varas. En fin Humboldt lo fixa á 2440 toesas, ó 5693 varas.Nuestras medidas gèometricas sobre Iliniza, Cotopaxî, y el Corazonnos han hecho ver que este término deve elevarse un poco mas, yestablecerse por 2480 toesas, ò 5686 varas. En Julio de 1806 hi-cimos medidas escrupulosas del Tolima, en los Andes de Quindió,y hallamos que el término inferior de la nieve perpetua en esta lati-tud (4 g. 46 m. 43. seg. N.) se halla á 2466,4 toesas, ò 5754,9 varas.Creemos que este término se halla algunas toesas sobre las indica-ciones de Bouguer, de la Condamine, y Humboldt, y esperamosnuevas medidas, y nuevas determinaciones para alterarlo.
|143| ha observado freqüentemente que en este perfil, delmismo modo que en las Tablas geológicas que forma-mos, es tan imposible como inútil guardar proporcionen la medida de las elevaciones del suelo, y sus dimen-ciones horizontales. Para representar un terreno de 200leguas en el papel mas grande, el Chimborazo solo ten-dría dos lineas de alto, y las elevaciones iguales á la delVesubio serìan invisibles. Donde quiera que las di-mensiones horizontales de la proyeccion son de al-guna importancia (cuyo caso no se verifica en esta lá-mina) se deben poner en el perfil dos escalas, una paralas alturas dividida en toesas, y otra para las distanciasrepartidas en leguas naúticas. Como la América me-ridional tiene junto al Equador de Este á Oeste 600, ò700, leguas de ancho, y los Andes solo distan 30, ó 40leguas de las costas occidentales, los terrenos que se pro-longan desde la caida oriental de la Cordillera hacia el Océano Atlántico deben representarse el triplo mas lar-gos que lo que estan en el bosquejo; y como la anchurade los Andes apenas es igual á la de la faxa estrecha quepresentan las llanuras occidentales del Perú, será precisointerrumpir los terrenos vecinos de las costas del mo-do que se ha hecho al Este. Estas interrupciones indi-can que se ha omitido una parte de la anchura, porque como la base de la Cordillera solo ocupa \( \frac{1}{16} \) par-te de toda la extension de la América meridional deEste à Oeste, el pliego de mayor marca permitiría tan |441 [144]| pequeña extencion á esta base, que por miedo de daruna forma extravagante á la Cordíllera sería, precisoachicar demasiado la escala de la altura. La execucionde esta pintura exîge muchas precauciones para reunirla exâctitud de la proyeccion, con la claridad y efectopintoresco. Con solo fixar la vista en la làmina se des-cubre la inmensa extencion que ocupa la vegetacioná las inmediaciones del Equador desde las nieves per-petuas hasta las regiones subterraneas, cuyas Cryptoga-mas (Ceratophora, muchas Usneas, Clavaria) tienen un as-pecto anàlogo al de los corales, y moluscas que vivenen igual profundidad debaxo de la superficie del Mar.Estas plantas subterraneas semejantes á las rocas en quevegetan, son independientes de las modificaciones quela latitud, y el clima producen encima de la superficiedel globo; por que vegetando en una profunda nocheno esperimentan la variacion de la temperatura y esta-ciones. Así, pues, el Autor de este mapa ha observadolas mismas espesies (Byssus speciosa, Usnea verticillata,Boletus botrytes, Gymnoderma sinuata) tanto en Saxonia,Italia, Inglaterra, como dentro de los Tròpicos en lasminas de Santa Ana (N. R. de Granada), y en las deHualgayoc (R. del Perú).
Con lic. del Sup. Gob.
|145|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

Despues de las plantas subterraneas, se siguen à laaltura de la superficie del Océano, hasta 300 toe-sas a. mas arriba, las Palmas (1) scitamineas, (Musa,Helíconia, Alpinia,) las plantas de las costas, (Sesubiun, Avi-cennia, Rhizophora, Conocarpus, Convolvulus litoralis, Thali-sium,) y los vegetales de los climas ardientes ( Plumeria,Cerbera, Tubernemontana, Musenda, Thęophrasta, Pan-cratium, Cecropia, Cęsalpinia......) Desde las 300 toes.hasta las 500 b. se presentan las plantas que gus-tan de un clima un poco menos ardiente, (Myristicavirola, Æginetia carannifera, Macrocnemum, Lisyanthus,Dorstenia, Cipura, Sisyrinchium,) y desde las 500, has-ta las 1000 t. c. en clima mas templado comienzan las Cinchonas, y se ven con abundancia los Helechos ar-boresentes, las Melastomas de flores grandes moradas, lasNorantias, las Porlerias, Calypectus, el Eritroxylum pe-ruvianum, muchos Hypericones arboreos, la Gúnne-ra, y la Polígala ocupan esta zona. Desde las 1000 hasta
a. 700 varas. Nuestras notas han crecido mas de lo que pensaba-mos, y hemos visto que interumpen à cada paso la lectura. Paraevitar este inconvenientè las colocamos al fin de esta obra conlos nùmeros marginales que se ven en el texto entre parentesis. No-ta del Editor (1) [Nota del Editor (Caldas), 163]b. 1166 varasc. 1166. g. 2333 varas
|146| las 1500 toes. a. siguen todavia las Cinchonas, Citros-ma, Melastomas de flor amarilla, los Loranthus, Pa-sifloras arboreas (2), las Encinas, (Quercus granatensis) (3), la Alstonia thęiformis, Barnadesia, Vallea, Duran-ta, Escallonia (4) Myrica cerifera (5) .... A 1200 toes. b. vuelve à parecer una Palma (6) , (Palma de cera,) degènero nuevo cerca de la Inartia. Se ve el suelo cu-bierto de cesped compuesto de Hydrocotile, Alchemi-lla aphanoides, Nerteria, Nierembergia, Dichondra,Ranunculus, Ancistrum, y Achyrantes. Desde las 1500hasta la 2000 t. c. se debilitan los àrboles y disminuyemucho su nùmero, á excepcion de algunas grandesSyngenecias de hojas de Olivo, que se conservan aisla-das en las mas grandes alturas. Esta es la region del Fray-lejon, (Ezpeletia,) (7) , del Tuslíago, de la Achupalla (8),(Pourretia,) Swertia, Gencìanas amarillas, y azules (9)Stellaria, y Orobas. Desde las 2000 hasta las 2100 t.d. empiezan ya las Gramineas á dominar sobre las de-mas plantas, y de estas solo se observan el Ranunculode flores grandes encarnadas(10) la Stęhelina(11) Sa-xifragas, Lupinus lanuginosus(12) una Lobelia mi-croscopica, y una Genciana pequeña, que se eleva masque todas las otras herbaceas. Desde las 2100 hastalas 2300 toes. e. se presenta la region de las grami-neas, donde se halla la Jarava(13) Melica, Stipa, Pap-pophorum, y principalmente las Avenas, que resis-
a. 3500 varas.(2) [Nota del Editor (Caldas), 163–164](3) [Nota del Editor (Caldas), 164](4) [Nota del Editor (Caldas), 164–165](5) [Nota del Editor (Caldas), 165–167]b. 2800 varas.(6) [Nota del Editor (Caldas), 167]c. 3500, y 4666. varas.(7) [Nota del Editor (Caldas), 167](8) [Nota del Editor (Caldas), 167–168](9) [Nota del Editor (Caldas), 168–171]d. 4666, y 4900 varas.(10) [Nota del Editor (Caldas), 171–271 [172]](11) [Nota fehlt](12) [Nota fehlt]e. 4900, y 5366 varas.(13) [Nota del Editor (Caldas), 271 [172]]
|147| ten à una dilatacion de ayre igual á 16 pulgadas delBarómetro. Las últimas 140 toesas a. que quedan en-cima del pajonal hasta el límite inferior de las nievesperpetuas, estan ocupadas por las plantas lichenosas,que cubren rocas escarpadas porphiticas; por que casíhay derecho para suponer como ley general, que elGraníto, Schito micaceo, y la Pizarra estan cubiertos enesta altura por Pórfidos de base de Basalto, Roca-verde,(Trap), y Obsidiana. Esta region de los Lichenes nosrecuerda lo que el mapa mismo pone á la vista, y esque las plantas Criptogamas ocupan los dos extremosde la vegetacion, y que la empiezan en lo interiordel globo, terminandola en las altas cimas. A 2440toe. b., algunas veses con diferencia de 20 toesas c. mas ó menos, segun la direccion de los vientos, y rayossolares, y segun la inmediacion de otras cimas neva-das, comienza la nieve perpetua, que oculta toda fibravegetal. Sin embargo es probable que debaxo de su cos-tra oxîgenada, vegetan algunas Verrucarias, y Psorassupuesto que en el Chimborazo à 2851 toe. d. de altu-ra una roca de que se habia desprendido la nieve ma-nifestó á nuestra vista la Verrucaria geográfica, y unaPsora de tuberculos negros, que nos recordaban quetodavia perteneciamos á un mundo organizado. Sien-do la Quina una de las producciones mas preciosas,y (como se ha descubierto há poco tiempo) de las masgeneralmente esparcidas en los Andes, se ha marcado
a. 326 varas.b. 5600 varas.c. 46 varas.d. 6652 varas
|148| en el mapa la zona que ocupa, cuyo límite superior esá 1500 toesas a. del qual rara vez excede (14). Entrelas 900 y 1400 toesas b. abundan principalmentela Cinchona lanceifolia, y la especie fina de Uritosinga (15). Algunas especies, por exemplo, la Cinchona oblon-gifolia, Mut., Cinchona magnifolia Flor Peruv. baxan mu-cho, y la Cinchona longiflora Mut. se ha observado baxode 300 t. c. sobre el nivel del Mar, y por esto hemos,fixado aquì el límite inferior de las Quinas. *
Las operaciones trigonometricas, y medidas ba-rometricas hechas desde 1799 hasta 1803 en la vastaextension de la América meridional debaxo de losdos Trópicos, indican la altura de 5 á 6
especies deplantas contenidas en nuestros herbarios, y manus-critos botánicos; y nos hallamos en estado de determi-
a. 3500 varas.(14) [Nota del Editor (Caldas), 271 [172]–163 [173]b. 2100, ù 3266 varas.(15) [Nota fehlt]c. 700 varas.* Asì como el Caucho proviene de muchos arboles muy dife-rentes (del Ficus Hebea, una Lobelia. ...) hasi tambien la Quina òmateria febrifuga esta contenida en la corteza de muchos vegetalesque no estan comprendidos en en el gènero Cinchona. La Quinade la Angostura es la corteza de un genero nuevo (Cusparia fe-brifuga, germinibus quinque foliis ternatis alternis) que creceen las inmediaciones de Upatù en las Misiones del Caronì, y enel golfo de Santafe al Este de la Nueva Barcelona. La Quina de Cu-manà, que es muy febrifuga se coge del arbol Cuspa que tiene sti-pule nulle folia alterna. Estos dos árboles preciosos à la salud delhombre, vegetan à mas de 200 leguas al Este, distantes de los An-des ó de la patria de las Cinchonas, y no nacen sinò en terrenos ele-vados quando mas 30 ó 40 toes. (son 70, ò 93 varas sobre el niveldel mar.) Se indagara su analogia con la Quina de Atacames, queproducen las costas igualmente baxas del Mar del Sur, quando al-gun Naturalista visite estos lugares. Nota del Autor.
|149| nar, lo que no se há hecho en ninguna otra expedicion,qual es el punto mas elevado, y el mas baxo en que la misma especie se ha visto en el Perú, en las provinciasde Pasto, Popayan, Quito, el N. R. de Granada, en lasprovincias de Caracas, N. Barcelona, Cumanà, y Gua-yana, en los territorios los Indios bárbaros contenidosentre el Orinoco, Rionegro, y Marañon. Para aprobe-char estas observaciones, y dar á estos mapas botánicostoda la extencion de que son suceptibles se podrían mar-car para cada especie, como lo hemos hecho para la Cin-chona, los límites en que se halla contenida; pero estepormenor induciría confucion en estos mapas, y en elgeneral que acompaña á esta obra nos hemos limitadoá poner solamente el nombre de la planta en el lu-gar en que la hemos observado mas comun. Tampo-co debe estrañarse que falten muchos nombres de gè-neros, que en vano se buscarían en el mapa, cuya exten-cion se opone à que se haga mas completo. Por estoha sido preciso limitarnos á nombrar el género, sin ha-cer mencion de las especies. Esta adicion debe hacersequando el mismo género, por exemplo, Melastoma,Embothrium, Molina, Solanum, Ipomęa, Salvia....presente especies que crecen en climas ardientes, y otrasque solo nacen á 1000 toe. a. de altura. La incerti-dumbre en que estamos todabia sobre la determina-cion de muchas especies, descritas sin duda por los SS. Vahl, Swartz, Smith..., y la falta de nombres para mu-
a. 2333 varas.
|150| chos nuevos géneros, y especies que hemos descubier-to, son otras tantas dificultades que por ahora impi-den rectificar, y ampliar este mapa botànico. Por estarazon se ha tomado el partido de repetir el nombre delmismo género en diferentes alturas, à medida que sehan observado en ellas sus especies. Así los Musgos,(Musci frondosi) se hallan en los Andes con mucha abun-dancia desde 150 toe. a. y mas abaxo, hasta 1800 toe. b. aunque algunos Fìsico-Botanicos han negado falsa-mente esta abundancia en los Hypnum, Neckera,Brium, Kolreuteria en los terrenos en que casi todo elaño se sostiene el Termòmetro à 21. gr. Reaumur.
Para saciar la curiosidad del Fìsico, y sucitar almismo tiempo muchas ideas importantes, se ha ador-nado el contorno del perfil con medidas comparati-vas en que se ven las alturas de la Ciudad de Quito,1460 toesas c. de Santafé, 1347 toe., d., y quequedando mas baxa y mas distante de las cimas neva-das, es mas fria que Quito, de Loxa, 1006 toe., e.,de Popayan, 901 toe., f. y de Jaen de Bracamoros,360 toe., g. (15). Estas quatro ciudades últimas gozande un temperamento benigno, y clima templado, que esmuy fertil en Cinchóna. Se observa en el mapa que à los51. gr. de latitud boreal baxa la nieve perpetua, 1850toe, h. mas abaxo que en las inmediaciones del Equa-dor, à una altura, (600 toe.) i. en que debaxo de los
a. 350 varas.b. 4200 varas.c. 3406 varas.d. 3143 varas.e. 2347 varas.f. 2102 varas.g. 840 varas.(15) [Nota del Editor (Caldas), 163 [173]–174]h. 4319 varas.i. 1400 varas
|151| Tròpicos vegetan las Mimosas, Eugenias, Callicarpa,y Cestrum. Tambien se observa la altura del Ve-subio, 612 toe., a. cuyo crater está 1348 toe. b. mas abaxo que el de Cotopaxî: la altura del Etna, 1672toe., c. del Pico de Teyde, 1904 toe., d., y delMonteblanco, que es la cima mas elevada del an-tiguo continente, 2447 toe., e. Para probar quela Cordillera de los Andes, disminuida en el istmo dePanamà à menos de 300, ú 400 toe, f. se vuelve à ele-var de nuevo en Mèxico á una grande altura, se ha in-dicado junto al Cotopaxî la elevacion del Volcan, Pícode Orizaba. 2795 toe. g. que despues de Cayambe 3030toes. h. situado baxo del Equador mismo, y To-lima en los Andes de Quindio 2819 toe., i. (14 [16])parece que es el monte mas alto del hemisferio boreal denuestro planeta. De los tres ramos que salen de los An-des al Este, y que siguen una direcion paralela (las cordi-lleras de las costas de Caracas, de Parima, y de Chi-quitos) ninguno se eleva á la region de las nieves; pe-ro tienen, no obstante, la misma altura que la granCordillera Real de los Andes, desde el Asuay y Cuen-ca, hasta Loxa y Ayabaca. El perfil denota la masalta cima de la Cordillera de la costa de Caracas, quees la Silla, en la montaña de Avila 1316 toe., j. yla de la cordillera de Parima, que es el volcan Duida
a. 1428 varas.b. 3144 varas.c. 3901 varas.d. 4442 varas.e. 5710 varas.f. 700, ò 933 varas.g. 6521 varas.h. 7070 var.i. 6577 varas.(14 [16]) [Nota del Editor (Caldas), 174–180]j. 3070 varas.
|152| inmediato á la Mision de la Esmeralda, un poco alOccidente de las cabezeras del Orinoco. 1309 toe. a. Tambien señala el punto mas elevado en que habitanlos hombres, (el Hato de Antisana 2107 toe.) b. pobladode numerosas vacadas: las mayores alturas á que llegòla expedicion c. de la Condamine, Bouguer, y JorgeJuan, (2470 toe.) altura del Corazon, viendo baxar elBarómetro à 15 pulg. 9 y media lineas, y la alturade 3031 toe. d. à donde el dia 23 de Junio de 1802subimos instrumentos en la qual baxó el Baròmecto à13 pulg. 11 y media lineas. En este perfil se distingnela altura en que Zipaquirá Parroquia del N. R. deGranada (1400 toe.) e. se extraé la sal gemma, que enel Perù se halla en las costas del Mar: la inmesa canti-dad de huezos fosiles de Elefantes carnívoros, y Ele-fantes deAfricaque se descubren en la gran Cordillerade la América desde los 37 grad. de latitud austral, has-ta los 40 grad. de latiud boreal, principalmente en laConcepcion de Chile, en Ariza, junto à Santa Cruz dela Sierra, en la Punta de Sta. Helena, inmediata á Gua-yaquil, en Suácha, Pueblo de la llanura de Bogotá(1400 toe.) f. en México, en el Canadá...
Con lic. del Sup. Gob.

a. 3054 varas.b. 4916 varas.c. 5763 varas.d. 7072 varas.e. 3266 varas.f. 3266 varas.
|153|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

Allí se vè la enorme elevacion (2000 toe.) a. en que laroca calcarea de los Andes contiene conchas petrificadasen la Provincia de Jaèn junto à S. Felipe, en la de Cho-ta, y Guancavelica: tambien se vè la altura (de 2000,á 2100 toe.) b. en que se laborean las mas ricas minasde Plata del Perú (las de Hualgayoc en Chota, las deYauricocha en Pasto, el mercurio de Guancavelica, elcerro del Potosì ....): esta region argentífera està 300toe. c. mas elevada que el Mont-Perdu de Marvoré(1763 toe.) d. que es la sima mas alta de los Pirineos,mientras que en Europa no se elevan las minas de plataá mas de 400 toe. f. sobre el nivel del mar. Las diferenteselevaciones del suelo producen diferencias de tempe-ratura, y de dilatacion de ayre que modifican la fiso-nomía de los vegetales. Estas diferencias se manifiestanen dos escalas de temperatura, y dilatacion, que se ha-llan en el margen derecho. La Swertia quadricornis,Wintera granadensis (17) y algunas Gencianas no re-sisten mas que una presion de ayre igual á 18, ò 19pulgad. del Barometro, mientras que la Toluifera, Gua-yacum, Anacardium, y Avicennia estan acostumbrados
a. 4666 varas.b. 4666, ó 4900 varas.c. 700 varas.d. 4113 varas.f. 933 varas.(17) [Nota del Editor (Caldas), 180]
|154| á un peso atmosférico de 28 pulgd.. Esta considera-cion barométrica de los vegetales se ha despreciadomucho hasta el dia. Muchas plantas Alpinas de los Andes, transplantadas á regiones igualmente frias delNorte, no prosperan por faltarles el ayre rarificado áque estan acostumbrados sus órganos. La incostancia deprecion admosférica en las Zonas templadas (la de Parispor exemplo, varía dos pulgadas de un dia á otro) es da-ñosa à las plantas de los Trópicos cuyas fibras solo expe-rimentan en su pais una diferencia de presion de 1, ò 2y med. lineas (18). La altura media del Barómetro alnivel de los mares de Europa es, ségun Shuckburgh y Fleurieu de 338, 9 lineas, y una serie de observa-ciones hechas en el Golfo de México, y en las costasdel Ocèano Pacìfico nos obliga á reducirlo baxo de losTrópicos a 337, 2 lineas (19) La escala de tempera-tura que indica los extremos de calor y de frio que ex-perimentan los vegetales de la América meridional ensu situacion natural, ofrece una tabla que sin duda es muyimportante. Este Termòmetro botánico nos comprue-ba que así como hay animales que viven en los manan-tiales calientes de Cura á 72 grados, así tambien hayherbaceas (Gomphrena Thalictrum) que en las riberas delOcéano, medio cubiertas de arena, sufren un calor de42. grados Reaum. Los vegetales que tienen la corpu-lencia de 5 á 6 pies a. de altura no sufren en los paises
(18) [Nota del Editor (Caldas), 180–181](19) [Nota del Editor (Caldas), 181–182]a. 2, ó 2 y tercia varas.
|155| mas ardientes de los Trópicos, hallandose á la sombra,sinò 30, 5 grados, mientras que los Geranios, Stęheli-na, Lupinus de los altos Andes no gozan en todo el año(à excepcion de algunas horas que los calienta el Sol)sinò de una temperatura de 3 grados Reaum. Esta es-cala de temperatura, cuya construccion es muy dificil,se ha formado teniendo à la vista muchos millares deobservaciones del Baròmetro, Termòmetro, Hygró-metro, Eudiòmetro, Electómetro, Cyanòmetro .....hechas de hora en hora por espacio de 4 años. El tér-mino medio no se ha tomado entre los extremos obser-vados; pero se indica en qué grado se sostiene por mastiempo y con mas freqüencia el Termòmetro, tanto dedia como de noche, á tal ó qual altura. Los nùmerosque se hallan en esta escala, mas alla de 2500 toe. a. sonmenos exâctos, por que esta region eterea se ha visitadoraras veces y por pocas horas. En el Volcan de Antisana,que hace frente á Sincholagua, vimos el dia 16 de Mar-zo de 1802, que se sostenía el Termòmetro á la sombraen 15 grados, no obstante que estabamos à 2773 toe b. de altura; y en Chimborazo á 3031 toe. c. vimos ba-xar el mercurio à 1, 3 grados debaxo de zero. El calorde lo interior del globo, y la temperatura en que vivenlas Criptogamias subterraneas, que allì vegetan, se háhallado en la caverna de Guácharo, en las Misionesde los Indios Chaymas, 505 toe, d. de altura sobre el
a. 5833 varas.b. 6470. varas.c. 7072 varas.d. 1178 varas.
|156| mar de 14 grados, R., mientras que en Europa,en el subterraneo del Observatorio de Parìs està en zero.(20) La escala hygrométrica presenta el admìrable espec-tàculo del aumento de sequedad à proporcion que lasplantas se elevan hacia el límite superior de la vegeta-cion: los grados indican el Hygrómetro de Deluc debarba de Ballena observado à la sombra, al tiempoque el Cielo estaba azul, y sin nubes. A pesar de lagrande afinidad del agua con el ayre en las grandesalturas de 1400, à 1800 toe. a., este mismo ayre tanseco, si se atiende à lo que demuestra el Hygrómetro,produce mas lluvia, y sobre todo, mas llovisna (páarmogarua) que las capas mas baxas, por que un ayre muyrarificado, por falta de dissolvente (menstrum) no puedetener en disolucion ó suspencion sinó muy corta can-tidad de agua, y por que las alteraciones freqüentesde la electricidad de mas à menos favoresen las presipi-taciones hygroscopicas. La escala eudiométrica avaluala cantidad de oxîgeno, que hemos hallado en las di-ferentes regiones del ayre atmosférico. Si la respiracionde los vegetales produce una masa muy grande de ayrevital, estos mismos absuerven, y descomponen mu-cho en la obscuridad, y por el volumen de materìaputresente con que cubren el suelo. Se vè en esta es-cala, que debaxo de los Tròpicos, principalmente en elmar, y en las llanuras, contiene la atmósfera de 0, 28 à
(20) [Nota del Editor (Caldas), 182]a. 3266 á 4200 varas
|157| 0, 30 de oxîgeno, mientras que en la Europa sesostiene entre 0, 236, y 0, 284, cuyo hechoprueba suficientemente que la salubridad del ayre nodepende ni ùnicamente, ni por la mayor parte de la can-tidad de ayre vital que contiene. En las alturas muygrandes se separa el oxîgeno del azote, que és mas ligero,y por tanto solo se hallan por lo general de 19 à 21 cen-tesimas de oxîgeno. Los vientos que mezclan las capasinferiores con las superiores, y el deshielo súbito de lasnieves, aumentan la cantidad de ayre vital en aquellasaltas regiones. La escala electrométrica se funda en fre-qüentes experiencias hechas en el Electròmetro de Volta en diferentes partes de los Andes. En las regiones ba-xas de la tierra, desde el mar hasta 1000 toe. a. estánpoco cargadas de electricidad las capas inferiores delayre, y todo el fluido se acumula en las nubes, lo quecausa freqüentes explociones elèctricas que repiten pe-riódicamente, por lo general, dos horas despues de la cul-minacion del Sól, època del maxîmum del calor, y quan-do las mareas barométricas están cerca de su punto masbaxo. En algunos parages, principalmente en las playasdel Magdalena, Casiquiarí, y Rionegro sucede esto porla noche, quando el Sòl se acerca al Nadir, y pocodespues del maxîmum de la altura barométrica. Entrelas 950, y 1050 toe. b. de altura se halla la region (Po-payan, Caloto) en que las explocíones electricas son
a. 2333 varas.b. 2216 y 2450 varas.
|158| mas fuertes, y ruidosas (21). Encima de este términoson menos fuertes y menos periódicas; pero se formamucho granizo (Província de Quito, y Pasto), estandoel ayre con freqüencia, y por largo tiempo cargadode electricidad negativa, que casi no se encuentra, óá lo menos dura pocos instantes, en la region inferiorà 500 toe. a. de altura. Desde las 1800 toe. b. son lasexplociones muy raras, y el granizo caé sin re-lampagos visibles y mezclado con nieve desde las 2100toe c. y algunas veses hasta de noche. Las capas veci-nas al zuelo estàn constantemente cargadas de 4, á 5,lineas de electricidad que, principalmente á la inme-diacion de los volcanes, pasa con freqüencia del posìti-vo al negativo. Esta fuerte carga elèctrica de la At-mósfera, y la niebla que la acompaña son beneficos es-timulantes para los vegetales y les dán aquella frescura,y verdor agradables, que distinguen las plantas de los Andes altos, y á las regiones de la Alstonia, Wintera ,Myriea cerìfera, Embothryum emarginatum, mescla-dos de Fraylejòn, y Gencianas. Por eso sienten menosla ausencia de otro estimulante igualmente poderoso,que favorese las plantas de las regiones baxas, y es el caló-rico. La parte nevada de la Cordillera se distingue cons-tantemente por los fenomenos eléctricos luminosos queella produce, las combustiones de hydrògeno fosfo-rado sin ruido (los fucilazos) ..... El color azulado
(21) [Nota del Editor (Caldas), 182–804 [184]]a. 1166 varas.b. 4200 varas.c. 4900 varas,
|159| del Cielo parece que se aumenta en razon de la can-tidad de oxîgeno atmosfèrico, en razon de la sequedaddel ayre, y de su propiedad de disolver con mas per-feccion el agua, y en razon de la altura del observador,ó mas bien, de la rarefaccion del ayre por entre el qualmira. Nuestras experiencias hechas con el Cyanòmetrode Saussure, prueban que á igual elevacion sobre el ni-vel del mar es mas azulado el Cielo, y su color masintenso debaxo de los Trópicos, que en las zonas tem-pladas donde rara vez sube à 16 grados, siendo asìque en las inmediaciones del Equador se sostiene confreqüencia en 23 grados. A cerca de 3000 toe. a. dealtura indica el Cyanometro en los Andes 46 grados,quando en el Monteblanco solo sube à 39 grados. En elPico de Teyde nos pareció que estaba con poca diferen-cia en 42 grados, por que la proxîmidad de los Trópicosaumenta la intencidad del calor, no obstante que laaltura de este Volcan es mucho menos que la del Mon-teblanco. La conocida influencia, que tiene el aspe-cto del Cielo en la hermosura de la naturaleza, y lassensaciones del hombre que la contempla, justificaràla idea de poner esta escala cyanométrica en un mapafísico de los Andes, al qual hé añadido otras dos, queson la octava y novena, cuya utilidad serà mas gene-ral. La una à la izquierda denota la industria naturaldel hombre, segun la elevacion del suelo; y se verà en
a. 7000 varas
|160| ella el Azucar, Añil, Plátanos cultivados en las re-giones mas baxas: mas arriba el Cafè que prefiere lascolinas menos ardientes, la Cacao, mas Algodon, ymenos Azucar: de 1000 á 1500 toe. a. ya no hay Azu-car ni Cafè, (22) casi desaparecen los Plátanos, pero sevén la Quina y los Trígos introducidos por los Europe-os: de 1500 á 2000 toe. b. son objeto general de la cul-tura las Patatas (Solamum tuberosum), el Ulluco (23). Alas 1800, ó 2000 toe. c. cosa ya toda agricultura, y jar-dinería y subsiste el hombre de manadas numerosas deLlamas, Bueyes, Ovejas, y Cabras, (24) que se elevan,y con freqüencia, se pierden en las nieves perpetuas.Así es que esta escala del cultivo nos presenta la pintu-ra de la industria del hombre, desde las minas hastalas cimas que perpetuamente estan cubiertas de nieve;pero se debe notar que el orden en que estàn puestoslos diferentes objetos de agricultura, solo indica la pre-ferencia con que se cultivàn en tal, ò tal altura. Las gra-mineas alimenticas (cerealia) que hace muchos millaresde años que acompañan al Europeo, participan de laflexîbìlidad de su organisacion, y con facilidad sopor-tan los calores excesivos de los Tròpicos, y el frio de lascimas inmediatas à la nieve.
Con lic. del Sup. Gob.

a. 2333 á 3500 varas.(22) [Nota del Editor (Caldas), 804 [184]]b. 3500 á 4666 varas.(23) [Nota del Editor (Caldas), 804 [184], Fortsetzung 185–186]c. 4200 á4666, varas.(24) [Nota del Editor (Caldas), 186]
|161|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

El Trigo se dà abundantemente á 10 gr. 14 mit. delat. bor. en los valles de la Victoria (24 [25]) al lado de laAzucar y del Café, y á 245 toe. a de altura, cosechan-dose tambien à 1400 toe. b La Cebada se cultiva enel Nuevo Reyno de Granada hasta á 1600 toe. c dealtura. Los platanales compañeros fieles del hombreen toda la extencion de los Trópicos dán frutos abun-dantes hasta 900 ó 950 toe. d (Popayan, y Fusagasugá enlas inmediaciones de Santafè.) Algunas variedades deMusa fructifican tambien á 1200 toe. e, y aun masarriba. El Limonero dà flores, y frutos muy agrios has-ta à 1460 toe. f El Solanum tuberesum con dificultad dáfruto abaxo de....toe.(25) g, y la Viña que se ha trans- plantado hasta en los helados climas de la Groelandia,ofrece dentro de los Trópicos los mas deliciosos, y sazo-nados rasimos todo el año al nivél del mar, (en Cuma-ná). La novena escala puesta al margen derecho indicalas diferentes razas de animales que vìven en diversasalturas; y sirve para vivificar, por decirlo así, el mapade los Andes. En ella se ven los Dermestes que chupanlos jugos subterraneos: los peces que habitan los mares
(24 [25]) [Nota del Editor (Caldas), 186–187]a 571 varasb 3266 varasc 3733 varas:d 700. à 2225 varas.e 2800 varas.f 3406 varas.(25) [Nota fehlt]g
|162|con los Fucus, cuya pasta gelatinosa le sirve de alimento;se descubren los Perezosos. (Pericos ligeros) que vivensobre la Cecropia; los Cocodrilos (Caymanes) que duer-men á la sombra del Conocarpus, y Anacardíun cara-colí; (25 [26]) el Elater noctilius que se alimenta de la cañade Azucar; el Curculio palmarum que se esconde entre laspalmas de Coco; el Cavia Capivora, que huyendo de lapersecucion del Tigre se mete en los pantanos cubier-tos de Heliconias los Monos, y Papagayos, que se en-caraman en el Caryocar, y Lecythis .... Mas arriba de5000 á 1000 toe. a las regiones templadas abundan enCiervos pequeños (mexicanus) en Sus tajassu, y sobre todoen Tapires. Los hombres, los Monos, y los Perros, se venperseguidos de una infinidad de Niguas (Púlex penetrans)que son menos abundantes en las regiones mas calientes.De 1000 á 1500 toe. b solo se encuentran el Leon pe-queño, el Gato-tigre, muchos Viverres, y Cochinilla. Loshabitantes de esta region son los mas inficionados dePiojos. De 1500 á 2000 toe. c desde la Escallonia, Bejaria (26) y Wintera hasta el principio del pajonàl se hallanCiervos grandes, absolutamente idénticos á los de Euro-pa, Osos, Lobos, y algunas especies de Tomineja (Tro-chilus) que solo hemos observado costantemente hasta1600 toe. d de altura.... Ya no hay serpientes veneno-sas, los rios casi se hallan sin peses, no se ven Termes (Comegen), pero hay muchas Llamas (Camellus lama) ó

(25 [26]) [Nota del Editor (Caldas), 187]a 350 varas.b 2333, á 3500 varas.c 3500 à 4666 varas.(26) [Nota fehlt]d 3733 varas
|391 [163]| Huanacos. De 2000 à 2500 toe. a todavia hay Ciervosque suben hasta la nieve, Conejos, abundancia de Buy-tres (Vultur gryphus, y Caprimulgus,) de C. Vicuña, y C. Alpaca. De 2500 à 3000 toe. b ya no se hallan mam-míferos, y solo se ven algunos Buytres. En las 3000toe. c poco mas, ó menos, hemos visto algunos Sphinx (que quizá fueron arrebatados contra su voluntad hastaaquella altura), y una especie de Mosca pequeña. Esta es-cala de los animales es fracmento de un mapa semejanteal que representa los vegetales de los Andes, y es partede una obra con que se completará la exelente Geogra-phia animalium, que publicó Mr. Zimmerman (27).

Humboldt.

Notas del Editor.

(1) Las Palmas nacen sobre las mayores elevacionesde los Andes: nosotros tenemos tres en nuestros her-varios, tomadas sobre los Andes de Guanácas à eleva-ciones prodigiosas sobre el Mar. (2) Passifloras arboreas. Este bello descubrimiento del céle-bre Mutis, él mas síngular, y el que le asegura los elogiosde los Botánicos, debe llamar la atencion de los Natu-ralistas. En un género en que todas las especies son volu-bles en un género tan numeroso, tan extendido comola Passiflora (vulgo Granadillas) ver aparecer dos indivi-duos con todo el hàbito, y con todos los caracteres de
(27) [Nota del Editor (Caldas), 187–189]
|164|un árbol, es un exemplo bien raro, un exemplo luminosoy que arruina las ideas de aquellos Botánicos que han di-vidido las plantas en àrboles y en yerbas, fundando estasdivisiones en el hàbito, y no en los caractères tomadosde la fructificacion. Mutis ha constituido dos especiesnuevas: à la una llama Passiflora arborea, y â la otra Pas-siflora arborescens. En nuestras excursiones botánicas he-mos visto y colectado estas Passifloras; pero en paisestemplados, por las 1000 toes. ò 2300 varas, y nunca á1500 toesas como dice Humboldt. Sus límites, tempe-ratura, y latitud hacen el objeto de un artículo ennuestra Phytographia del Equador.
(3) Quercus granatensis. Este àrbol magestuoso, co-losal, conocido entre nosotros con el nombre de Robleparece una especie nueva en el género Quercus. Ennuestros viages le hemos hallado desde las 280,0 hasta 240,0 lineas del Baròmètro. (4) Escallonia. La Escallonia descubierta por el cèlebreMutis, publicada por la primera vez por Linne, reco-nocida por su ilustre padre, por Schreber, por Will-denow, por Smith, y por todos los Botànicos de mejornota como un género nuevo, se ha pretendido en laFlora del Perú suprimirlo, y reducirlo á su género Ste-reoxylon. Escallonias…, dicen sus AA, ad hoc genus re-ferre aportet, licet Bacca eis tribuatur. Si yo, que he halla-do en mis herborizaciones 18 ò 20 individuos en elgénero Cinchona hiciese de ellas un género nuevo, si lepusiese un nombre á mi antojo, y concluyese con esta|165|observacion: Cinchonas ad hoc genus referre oportet, ¿no sealarmarían los Botánicos? ¿No calificarían este hecho co-mo un atentado contra la estabilidad de los nom-bres en la nomenclatura? ¿No reclamarían sus derechoslos fundadores del gènero Cinchona? Esto es lo quehan executado los AA de la Flora del Perù contra el gè-nero Escallonia establecido, y descubierto por el vene-rable Mutis. Por una justicia debida à los inventores,debe retenerse en el Systema el género Escallonia, y que el Stereoxylon sea Escallonia, y no la Escallonia Stereoxylon. Convenimos en que Linne describe Bacca, en lu-gar de Capsula. Este es un error, como lo hemos reco-nocido en la provincia de Quito, con las plantas vivas à la vista, con Linne, y con la Flora del Perú en la ma-no. Esta nota exîgía una correccion en el caracter ge-nérico de la Escallonia, y nó una suprecion, y mucho me-nos sobstitucion de la voz nueva Stereoxylion para in-dicar un género ya conocido. (5) Mirica cerifera: Esta preciosa planta del nuevo con-tinente, que nace en Carolina, Virginia, Pennsylvania y en todos los paises templados, y aun frios del N. R. de Granada, produce una cera verdosa y quebradiza. Con el beneficio pierde mucho de esta última quali-dad, y adquiere la blancura de la del Norte. En este es-tado sostituye muy bien á la que nos viene de fuera, y hacemos gran consumo de ella. En Antioquia, dice D. Manuel José de Restrepo, extraen de esta planta co-mo 4
arrobas por año: en Buga, en Popayan, &c. se|166| saca un número considerable de quintales. Si el benefi-cio de esta produccion cayese en unas manos hàbiles,si se establesiese un mètodo comprobado por la expe-riencia, no dudo que se haría un ramo considerable decomercio para el Reyno. Parece que por un destino fu-nesto á nuestra prosperidad, estamos condenados á mi-rar con indiferencia nuestras producciones las mas be-llas. En las selvas ardientes de Andaquies, por 2 gr. delatitud boreal, y al Este del Timaná, se cría una espe-cie de Abeja, que forma una cera tan blanca como lade Trinidad. En la Relacion del viage que en 1783 hi-zo D. Sebastian Lopez á estos bosques, dice: „Es impon-„derable aquella abundancia de Abejas finas, las que en„los palos y árboles huecos que encuentran, como tam-„bien en las concavidades de las peñas, hacen una cera„tan blanca, y hermosa, que sin beneficio alguno, se„equivoca con la que viene beneficiada, tanto de Espa-„ña, como de la isla de la Trinidad ò Cuba.“ La indife-rencia que mostramos con esta preciosa produccion lamanifestamos tambien con la Canela (Laurus cinamomoi-des, Mt. Flor. de Bog.) con el Té de Bogotà (Alstonia teifor-mis) con la Cochinilla, con la Nuez-moscada (Myristica) queconocemos con el nombre de Otóba, y con otros mu-chos objetos que pudieramos nombrar. De la Otóba acabade extraer D. Pedro Garcia de Alonzo en Giron, una ma-teria resinosa de que ha hecho buxias. La luz es vivaroxiza, arde con bastante rapidez, y exhala humo con-siderable, dando al ayre de la càmara en que arde un|167|ligero olor aromático análogo al de la Otóba. El SeñorMutis tentó los mismos prosedimientos en Mariquita.Es muy laudable el zelo de D. Pedro Garcia, y decea-mos perfeccione este bello objeto de economía.
(6) Aparece una palma. Ya hemos visto que en los pai-ses altos de la Cordillera nacen muchas palmas, y no unasola, como cree Humboldt. Esta de que habla el A, esla que usan los pueblos elevados de los Andes en la sa-grada ceremonia de la Dominica palmarum, muy abundan-te desde 1500 hasta 3500 varas sobre el nivel del mar. (7) Ezpeletia. Una de las plantas mas elevadas, y masbellas de los Andes. Sus hermosas flores radiadas, su co-pa, el habito, el color de oro de la lana de que estárevestida, su recina, &c. la ponen entre las mas aprecia-bles producciones vegetales. El Señor Mutis la descri-bío á poco tiempo de su llegada à este Reyno, y formóun género nuevo de su Flora. Le impuso el nombre deEzpeletia en honor del Excelentisimo Señor D. Josphede Ezpeleta, Virey que fué de este Reyno. (8) Achupalla. Esta planta, abundante sobre las cimasde los Andes equinoxîales, es un recurso ventajoso pa-ra los habitantes de estos climas rigurosos. La base de lasojas, y el fuste de la raiz contiene un xugo azucarado,que fermenta y produce un licor agradable, llamadoChicha de Achupalla. Los Osos comen con ansia las rai-ces de esta planta, y con ella engordan tambien los Cer-dos en muchas partes de la provincias de Quito. Yo hereconocido dos especies diferentes. El habito de esta|168|planta es sumamente análogo al del Cabuyo azulado (Aga-ve americana), de que saca su Pulque el Mexicano. ¿Talvez todas las plantas análogas, todas las del orden de lasBromelías, tales como la Yucca, Burmannia, Bromelia,(Piña) Xerophyta, Tillanasia, &c. producirán un xugoazucarado propio para muchos usos? Es de desear quelos curiosos y amigos de la humanidad hagan obser-vaciones sobre todas las Bromelias. (9) Gencianas Amarillas y Azules. Muchas veces he-mos visto estas Gencianas sobre Pichincha y demasmontañas de la provincia de Quito. En la parte alta deestos Volcanes, en los ùltimos extremos de la vegeta-cion, confundida con la Ezpeletia, y con los Musgos naceuna bellicima especie de Genciana. Sus flores, grandes,purpureas esmaltan el verdor eterno de las Criptogamas,y dan belleza y alegría à esas regiones solitarias, à esas ro-cas horrorosas que no exîtan otras ideas en el Observá-dor que las del caos, de la grandeza, de la inmencidady de las convulciones que ha sufrido nuestro globo.Desde los límites de la vegetacion hasta las 222,0lineas del Baròmetro nace, prospera, y se perpetua entrelos hielos del Equador esta Genciana. Los habitantes deQuito hacen un úso freqüente de sus rayces, de su tallo,y de sus flores; para dar fuerza y vigor á los miembrosparalíticos, y para entonar el estomago. Con lic. del Sup. Gob.
|169|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

Aquellos niños opilados, en quienes las lombrizes hanhecho progresos considerables, que aumentandose elvientre, se mantienen descarnados y pálidos, con unosmovimientos perezosos y lànguidos, y que no pueden darpaso sin apoyo, tienen un recurso seguro en esta espe-cie de Genciana. Su nombre en el idioma de los Yn-cas, manifiesta esta virtud preciosa. Se llama Calpachi-na yuyu, que en nuestro idioma significa, Yerba quehace caminar. Los Perùanos, siempre exâctos, y siemprecuidadosos en dár à las cosas nombres tomados de suspropiedades, de sus virtudes, de su figura, de su situa-cion, &c., llamaron à las yerbas por sus virtudes ypor sus úsos en la Medicina, en las Artes, y en la socie-dad. Quando se conoce un poco su lengua, esta lenguaarmoniosa, dulce, y flexîble, esta lengua que repre-senta en el nuevo continente á la Toscana del antiguo,entonces se conoce el juicio, y la eleccion que tubieronlos Perùanos en la imposicion de los nombres á todoslos objetos que los rodeaban. Un Volcán que arroja desu cima columnas de humo espeso mezclado con llamasse le nombra Coto paxî (masa de fuego): otro lanza de suseno nubes de arena, conmueve los fundamentos dela provincia, y arruina los templos y los edificios, se le|170|llama el Pichincha (el temible, el amenazador): una cimainmensa cubierta de nieve, y colocada al otro lado deun rio, se nombra Chimborazo (nieve al otro lado): una po-blacion establecida en una garganta estrecha que cortala Cordillera, se le impone el nombre de Llacta-cunga(garganta estrecha): en fin una planta que fortifica los mús-culos, que da vigor, que hace andar á un tullido se lla-ma, como hemos visto, Calpachina-yuyu. Los nombres deesta lengua contienen las virtudes de las plantas, y laqualidades de todos los objetos. Al oir los nombres delas plantas casi se saben sus virtudes. ¿No es esto mas sa-bio, mas importante á la humanidad que esos nombresque ha criado la adulacion, el reconocimiento, ó elinteres? ¿Que idea nos puede dar de una planta las vo-ces Dioscorca, Plinia, Buffonica, Boerhavia, Sigesvechîa?No nos dicen otra cosa mas sinó que há havido unDioscorides, un Plinio, un Buffon, un Linne, un Boer-have, á cuya memoria se han consagrado estas plantas.Y ¿que diremos de aquellas dedicaciones á hombresobscuros, ignorantes que tanto se han prodigado ennuestra edad? La Botánica exîge un genio reformador,un hombre extraordinario que con el peso de su saber yde su autoridad destierre de esta Ciencia los nombres detantos Botanófilos, y de tantos que aun no han llegadoá merecer si quiera éste nombre. Pero volvamos à nues-tra Genciana. La falta de medios no me han permitido averiguarsi exîste en el Systema, y me contento con añadir aqui|171|la descripcion que hice en 1803 sobre la planta viva.

Genciana. Colleccion de Quito, n. 371.

Caulis herbaceus, teres, glaber, perpendicularis, 1-2.pedes altus: rami alterni, erecti, axillares: folia lanceolato-li-neares, integerrima. 3 nervia, opposita, sessiles, semiample-xicaules. Flores solitarii, terminales. Corola quiquefida, subcampanulata, cœruleo-purpurea. Stamina 5, filamentiscompressis, corolla minoribus, basi villosis: antherȩ in-cumbentes, polline luteo. Germen oblogum: stylus 2 partitus:stigmata simplitia, revoluta. Habitat in summis Andium Æquatori subjacentiumcacuminibus. (10) El Ranunculo de flores grandes encarnadas. EsteRanunculo singular lo descubrió D. Anastacio Gusman,que recorriò las montañas de Quito como un amigo dela Botánica, y como un zelozo observador de la Natu-raleza. Yo le vi en Cayambe en 1802, le esqueleté ydescribí. Humboldt en la lámina que acompañò á es-ta obra le llama Ranunculus Gusmani, y nosotros conser-varemos este tribial en honor de este infatigable Botà-nico. Esta planta, una Alstroemeria, y una Gencianaparece que son las que vegetan en las mayores elevacio-nes del globo. Como aun no sabemos se haya publicadoinsertamos aqui la descripcion.

Ranunculus Gusmani. Coll. deQuito. n. 189.

Caulis herbaceus, simplex, aut sobramosus, 1-2 pedes altus, |271 [172]| teres, pilosus. Folia radicalia palmata, pilosa: caulina, 3 fi-da, dentata. Calix 5 phyllus, magnus, coloratus (coccineus)deciduus, folioliis ovatis, extus villosis, intus glaberrimis. Co-rola: petala 5, obovatata, unguiculata, unguiculis foveola intusexcavatis et operculo 2 squamoso tectis. Stamina numerosa;filamenta brevia, compresa: antherȩ erectȩ, didymȩ. Germinanumérosa, in capitulum colecta: stylus o: stigmata extus re-voluta. Stamina numerosa, oblonga, compressa, rostrata. Habitat in summis Andium Æquatori subjacentiumcacuminibus saxosis. (13) Jaraba. Este es el segundo género de la Flo-ra del Perú, esta es su monandra mas preciosa, y la gra-minea mas singular; pero la expedicion de Santafé leha visto constantemente tres estambres. Esta monstruo-sa diferencia viene de que aquí se ha observado viva,y los AA de la Flora han formado su lámina y su des-cripcion sobre esqueletos. Tanto mas debe asombrareste descuido, quanto nos han hechado en cara mu-chas veces que acá no se describe sinó sobre exemplaressècos, en la comodidad y á la sombra del gabinete. (14) del qual rara vez excede. Las Quinas han sidoel objeto favorito de nuestras expediciones botànicas.Su altura sobre el mar, la presion atmosferica, la tem-poratura, la extencion que ocupan sobre los Andes, enuna palabra, su geografía, nos ha llamado la atencion.Tal vez mas felices en este particular que Humboldt, he-mos señalado el límite à que esta reducida cada especie,y nos atrevemos á fixar la latitud hasta donde nace cada|163 [173]|una, ò por decirlo así, à establecer sus Tròpicos. Si yoentrase en estos pormenores, si manifestase mis ideas so-bre la geografía de las Quinas serían precisos muchosnumeros, y se convertiría esta nota en un volumen.Reservando todo este material para nuestra Cinchografianos contentamos con decir ahora que el tèrmino supe-rior del género Cinchona, establecido por muchas obser-vaciónes, y medidas verificadas desde 1802 hasta1805, està á 1679,97 toe. (3919,83 varas) sobre elmar, es decir 180 toes. mas alto que el de Humboldt. Elinferior lo hemos establecido con igual cuidado en 183,71 toes. (458,67 varas.) mas baxo que el de Humboldt.El anho de la gran zona à que esta reducida la vegeta-cion de todas las especies es de 1496,26 toes. (que son3491,16 varas). Añadimos nuestras determinacionescomparadas con las de Humboldt, para que se juzgueá primera vista de las diferencias que hay entre ellás.
Humboldt. Caldas.
Término supr. delgénero Cinchona 1500 toe. 3500 varas** 1679,97 toe. 3919,83 var.
Termino enferior delgen. Cinchona 300 toe. 700 var.** 183,71 toe. 428,67 varas
Ancho de la zona 1200 toe. 1800 var.** 1496,26 toe. 3491,16 var
DIFERENCIAS.
Terminos super 179,97 toe. 419,93 varas demas
Termino infer 116,29 toe. 271,34 varas de menos.
Ancho de la Zona 296,26 toe. 691,30 varas de mas.
(15) Nosotros hemos hecho largas residencias en Qui-to, en Cuenca, en Loxa, en Popayan, y en Santafe, he-mos observado detenidamente el Barometro, como sevé en nuestros MSS, meteoròlogicos, hemos tomado laaltura maxîma, la altura mínima por muchos dias: hemos|174|tomado el medio para cada uno, hemos sumado todasestas alturas medias, y las hemos partido por el númerode dias. De este modo se ha fixado irrevocablementelas alturas medias del Barometro de etas ciudades. Deellas hemos deducido sus alturas sobre el nivel del mar,y son las siguientes:
Loxa 1089,44. toe. 2542,02. varas.
Cuenca 1294,45. toe. 3020,38. varas.
Quito 1451,59. toe. 3387,04. varas.
Popayan 893,06. ... 2083,80. varas.
Observ. de Santafé 1351,56 toe. 3153,64. varas.
Comparadas estas ùltimas determinaciones conlas que dimos en el N. 30, del año 1808 de nuestro Se-manario, se hallarán algunas diferencias. En aquella ta-bla se padeció una fuerte equivocacion sobre la alturade Popayan, pues se pusieron 900,1 varas en lugar de2100,2 varas castellanas. Así esta, como las de Quito,Cuenca, Loxa, y la de nuestro Observatorio se han re-ctificado nuevamente y se han atendido á todas las cir-cunstancias que pueden haber influido en este génerode observaciones. Usamos de los mismos métodos, y dela misma fórmula que usó Humboldt. (16) Tolima en los Andes del Quindio (2819 toe.)Esta inmensa montaña de los Andes, situada casi al Occi-dente de nuestro Observatorio, tiene la figura deun cono truncado, muy semejante á la de Coto-paxî. Es parte de la gran Cierra nevada de Quindio,abrasa 11 gr. del horizonte de este Observatorio.|175|La maza cónica de Tolima la termina por el Sur,y la Meza de Herveo por el Norte. Entre estas dosmontañas esta el pàramo de Ruiz, que no es otracosa que una cierra herizada de puntas diferentes,y caprichosas, de las quales unas tocan el términoinferior de la nieve, otras lo pasan, y en fin otrasno llegan á él. Quando en los dias cerenos deDiciembre y de Agosto amanece la bóveda celeste des-nuda enteramente de nubes, quando se descubre todoel horizonte, y se deja ver el Sol con todo su esplen-dor, entonces presenta Tolima toda su magestad. Aquíun cono, allí agujas caprichosas, mas allá llanuras dila-tadas de plata, con una ligera tinta de roza, todo pro-yectado sobre un fondo de azul subido fixa la atenciondel filósofo y la del pueblo mismo. Los grandes expec-táculos que de quando en quando presenta la naturale-za sobre los Andes, no se pueden ver sin admiracion aunpor los hombres mas ignorantes y èstupidos. Nosotroshemos contemplado mil veces esta sobervia Cordilleradesde nuestro Observatorio: la hemos registrado me-nudamente, ayudados del Telescopio, y nunca hemosvisto la menor señal de humo, ni de que estè encendida.No obstante, estamos persuadidos que exîste en algunpunto de esta inmensa montaña algun cràter, y cre-mos que las desgracias que padeció la villa de Hondaen Junio de 1805 no tienen otro origen. En Agosto de 1806, acompañado de los D. D.Manuel Joseph de Restrepo y D. Manuel Joséph Hur-|176|tado, emprendimos una medida de esta montaña cé-lebre. Una base bien colocada, nos diò la distancia di-recta desde la extremidad occidental de la Alameda nue-va hasta el centro del Observatorio de 2910,53 varas(1247,37 toe.) Tomando esta distancia por basé ob-servamos sobre ella los àngulos à Tolima con un exce-lente Teodolite de Adams de 9,5 pulgadas inglesas dediámetro, muchas veses rectificado en todas sus partes.No nos contentamos con tomar una vez estos ángu-los, que debian decidir de la altura de Tolima. Mas de 8veces los medímos en diversas partes de la circunferenciadel Teodolite. Quando ya creìmos que no habia en-gaño en un tercio de minuto, tomamos un medio entretodos, que casi eran iguales. Entonces comenzamos àtrabajar sobre el àngulo de altura, el mas importante detodos. Se tomò con el Teodolite, se tomó con un Quar-to de circulo de J. Bird, y tambien con otro Teodolite:se exâminaron los errores de estos instrumentos por losmétodos ordinarios, y se estableciò el ángulo de alturaaparente de 0. gr. 32 minut. 33,5 segundos. Con es-tos datos, se emprendiò el calculo por dos càlculadoresdiferentes, y se revisò muchas veces. Don BenedictoDominguez, que hace todos los dias progresos en elcálculo y en el estudio de la Astronomía, ha sido micolaborador, y este joven ìnteligente ha dado muchaparte de los resultados que vamos à presentar. Con lic. del Sup. Gob.
|177|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

Se ha tenido mucha atencion á la curvatura dela tierra, à las refracciones terrestres, y à quanto podíacontribuir á la perfeccion denuestra medida. El ángu-lo al centro se ha deducido, no de la divicion de ladistancia hallada, que es una tangente, sinò de la di-vicion de la cuerda comprendida entre la vertical delObservatorio, y la de Tolima. En fin se han hecho nue-vas observaciones barometricas en el discurso de 1807,y 1808 para deducir nuevamente la altura del pavi-mento de este Observatorio, que es el centro de todasnuestras determinaciones. Por la resolucion del primer triángulo se hallò elvalor de la distanciade Tolima al Observatorio, contadaen la tangente, de 181643,4 varas de Burgos (77847,2toes.) y reducido à la cuerda de 181611. var. (77733toesas). De aquì se ha deducido el valor de la mitad delàngulo al centro de 0. gr. 40. mint. 23,2 seg. La re-fraccion la hemos supuesto con Boscovich, Lambert,Mechain, y Lalande igual \( \frac{1}{14} \) del arco comprendido entreel lugar de la observacion, y la cima de la montaña.Con estos datos hemos hallado el valor del àngulo dealtura, y el de los otros dos que constituyen el trìan-gulo vertical formado sobre la tangente. Para que se juz-|178|gue de la presicion de nuestros cálculos, vamos á pre-sentar los datos y los resultados.
Angulo de altura aparente 00. gr. 32. minut. 33,5 seg.
Mitad del ángulo al centro 00. ... 40. 32,2.
––––––––––––––––––––––––
Suma 01. 13 05,7.
Refraccion 5 47,4.
––––––––––––––––––––––––
Angulo verdadero de altura 1. 7 18.3.
El àngulo formado por lavertical de Tolima con lacuerda será 90. 40. 32,2.
Y el ángulo formado en elvertirse de Tolima, por elrayo visual, y por la ver-tical será 88. 12. 09,5
Con igual cuidado hemos observado y corregidoel àngulo de altura del Termino inferior de la nieve perma-nente, el ángulo aparente baxo del qual se ve el diáme-tro horizontal de esta montaña à la altura de la nieve,y el de la gran Meza de Herveo, y hemos hallado losresultados siguientes.
varas toesas
Distancia horizontal de Tolimaal centro del Observatorio 181611,0 77833,0
Cima de Tolima sobre la azoteadel Observatorio 3557,1 1524,5
Azotea del Observatorio sobreel mar: 3169,2 1358,2
Tolima sobre el mar 6726,3 2882,7
|179|
varas toesas
Tèrmino inferior de la nieve,sobre la azotea del Observatorio 2583,4 1107,2
Término de la nieve permanen-te á la latitud de Tolima 5752,6 1465,4
Diametro horizontal de Tolimaá altura de la nieve permanente 4041 1732
Circunferencia de la parte infe-rior de la nieve 12367 5443
Altura de la parte nevada 973,2 417,1
Superficie nevada de Tolima 5161706,0 2212160,0
Mesa de Herveo sobre el mar 2871,0 6699
Por una observacion astronómica hemos dedu-cido el valor del ángulo que forma la linea que va delObservatorio á Tolima con el meridiano de 87 gr. 16.minut. 15. seg. Con esto y con la distancia hemos deduci-do su posicion geografica, tan interesante en la geografìadel Reyno.
Lat. de Tolima 4. gr. 46. mint. 43. seg. bor.
Longitud de Tolimaal Occidente del Obser-vatorio 1. 22. 00.
Longitud de Tolima alOccidente del Observato-rio de la Isla de Leon 69. 23. 30.
A pesar del esmero que hemos puesto en estos tra-bajos, aun deseamos mas exâctitud. Con este objeto he-mos comenzado nuevas medidas, hemos formado ma-yores bases, y esperamos tener en el discurso de este año|180|la altura y posicion de todas las montañas que for-man el horizonte de este Observatorio. Entonces le da-remos un grado de precision mas grande á los resulta-dos que ahora presentamos. (17) Wintera granatensis. Humboldt toma el sinònimode Murray por el nombre que lleva esta planta en elSystema y en Jussieu. En estos AA. se conoce con el nom-bre de Drimys granadensis. La descubriò el cèlebre Mu-tis, y el hijo de Linne la publicó en el Suplemento. Enel N. R de Grenada se conoce con el nombre vulgar deAgí, y en Popayan y otras partes de la Provincia deQuito, con el de Canela de Paramo. La corteza es suma-mente picante y acerva. (18) Solo experiment an en su pais una diferencia depre-sion de 1, ó 2 y media lineas. A proporcion que se sube enlos Andes las variaciones son menores, y las plantas Al-pinas de esta inmensa Cordillera no experimentan sinòmedia, ò quando mucho 1 linea. En Quito en 242,7lineas del Baròmetro (3387,04 varas sobre el mar) enCuenca (3020. v.) en Santafè (3,153) las mayores varia-ciones apenas llegan à una linea. Estas se aumentan en Po-payan (2083. v), y en Loxa (2542. v.). Al nivel delOcéano Pacifico en la Tola, en Guayaquil &c. son las ma-yores, y llegan á 3 lineas. Nosotros hemos hecho largostrabajos sobre las variaciones del Barómetro á diferen­tes alturas sobre los Andes, y creemos haber percibidoque estan sujetas à dos leyes: 1 Disminuyen en razon direc-ta de la altura: 2 Se aumentan en razon de la latitud. Bou-|181|guer, Juan, de la Condamine entrevieron la prime-ra, y nos parece que la segunda nos pertenece entera-mente. En nuestros viages hemos advertido que, en lu-gares igualmente altos sobre el mar, hay mas fuertes va-riaciones en la mayor latitud. Es de desear que en Ha-vana, situada baxo el Tròpico, que en Caracas por los,11. gra., en Cartagena por los 10 boreal, en Guayaquilpor los 2 gr., y en Lima por los 12, austral, se hiciesenobservaciones baromètricas, con instrumentos bien mon-tados, y con constancia. Esto decidiría esta ley que co-menzamos à percibir, y daríamos un paso sobre las ma-reas atmosfericas que ha observado Mutis el primerodentro de los Tròpicos. Las medidas de las montañasverificadas por una sola observacion del Barómetro ad-quirirían un grado de precision de que no gozan, a pesarde los inmensos trabajos de Deluc, Saussure, Shuckburgh,&c. Despues de esto, bien se ve que nuestras plantasno pueden prosperar en las zonas templadas sinó congrandes trabajos. Las que nacen en alguna elevacion,las que solo experimentan media linea de variacion enel Barómetro ¿como pueden acostumbrarse à unas va-riaciones repentinas de 10, de 12, y aun de 24 lineas?Es tan chîmerico el proyecto de connaturalizar las Qui-nas en la Penìnsula, como el de hacer vivir en el Sena-gal con salud y robustez á una familia de Lapones. (19) nos obliga à reducirla baxo los Trópicos à 337,2 li-neas. Recordamos lo que hemos dicho en el N. 7 del Se-|182|manario para el año de 1808, pag. 52. (20) Mientras que en Europa, en el subterraneo del Obser- vatorio de Paris, està en cero. Así esta en la traduccion; peronosotros sabemos que en este subterraneo se sostiene elTerm. de Reaumur á 10. gr., y en la nueva divisionen 100 entre el hielo y el agua hirviendo á 13. gr. Esbien notable que la caverna Guàcharo tenga una tempe-ratura de 14., 8 gr.* quando las mas célebre deEuropa tienen una temperatura mucho menor: heaquí las que yo he podido recoger.
Monte Testaceo Nollet 9,5. Reaum.
Saussure 8,0.
el mismo 5,6.
Ischia, en el Vesuvio Saus. 6,0.
S. Martin el mismo 6,0.
Cesi el mismo 5,7.
Chiavena el mismo 6,0.
Caprino el mismo 2,0.
el mismo 4,5.
Hergisweil el mismo 3,3.
(21) Entre las 950 y 1050 toes. (2216 y 2450 v.) de altura se halla la region (Popayan, Caloto) en que las ex-plosiones electricas son mas fuertes y ruidosas. El Chocò, Bar-bacoas, las costas de Tumaco, Santiago, Esmeraldas,Guayaquil, &c. estan mucho mas baxos, como tambienel valle de Buga, el de Neyva, &c, que Popayan y Calo-
* El texto impreso lleva 14. grados solamentes paro es un error de impresion y se debe sostituir el n. 14. 8 fr. R.
|183|to; y no obstante aquí está, à juicio de todos los quehan visîtado estos lugares baxos ó la base de la Cordi-llera, el foco de las explosiones eléctricas mas ruido-sas y mas freqüentes. ¿Que comparación puede haberentre las tronadas de las costas del Oceano Pacifico, ylas de Popayan? Yo he sufrido muchas en estos luga-res, y las he comparado cuidadosamente. En Popayantruena con freqüencia en los meses de Febrero, Marzo,y Octubre, 2 horas despues de la culminacion del Sol.La nube tempestuosa lleva siempre un curso accelera-do al Oeste, se deshace en copiosos torrentes de agua,acompañada algunas veces de granizo, y desaparece enun quarto, en media, y quando mas en una hora: elCielo cerena, el Sol se dexa ver, y lucen las estrellas contodo su explendor en la noche que se sigue. Por el con-trario sobre las costas: las tardes son cerenas, el Sol se vèocultarse en el horizonte las mas veces. Así queha desa-parecido el astro del dia, las nubes cubren todo el hori-zonte; ráfagas de viento, torrentes de llubia, relampagosacompañados del trueno pueblan el ayre. Quatro, 8 yaun 10 horas se oye resonar el trueno sobre las olas y so-bre estas selvas solitarias. En Popayan el relámpago esinstantaneo: en las costas parece durar un espacio sensiblede tiempo, que hemos estimado como medio ó dostercios de segundo. La explocion electrica, que aparececomo un zig zag, y que desaparece en el mismo instantesobre la Cordillera, en las costas se sostiene por un es-pacio de tiempo considerable. El fluido electrico es allí|804 [184]|una chispa, aquí un torrente. Nosotros cremos, fundadosen muchos años de observasiones, que la region en quelas explociones electricas son mas ruidos, mas abundan-tes, y más freqüentes, esta desde el nivel Oceano hasta las1600 varas de altura. Desde este término hacia arrivalas tronadas son por la tarde, y desde el mismo haciaabaxo, por la noche.
El Baron de Humboldt visitó à Popayán en una delas èpocas mas tormentosas; estuvo en esta Ciudad 20dias, y desapareció con unas ideas de su atmòsfera biendiferentes de las que tiene el que ha pasado sus diasbaxo este Cielo unas veces tempestuoso, y las mascereno, bello, y muy favorable á la Astronomía. (22) De 1000 á 1500 toe. (2333 á 3500 v.) ya no hayazucar ní Cafe. Yo he visto prosperar, y recoger grandescantidades de Café à las 1168 toe. (2725,5 v.) sobre elmar. Tambien he visto el Azucar à 1032 toe. (2408. v.)En nuestra Phytographía este es el término superior de lacaña de Azucar (Saccarum officinarum). (23) Ulluco. Esta bella planta, que se cultiva en toda laparte alta de la Provincia de Quito produce una raiz glo-bosa, mucilaginosa y cubierta de una relicula roxiza. LosIndios, y en general, todos esos habitantes recogen gran-des cantidades, que emplean en su alimento. Es de ad-mirar que esta raiz, así como la de la Maxüa, (que esuna especie de Tropeolum) y la Oca (Oxâlis tuberosa) nose haya transplantado al N. R. de Granada. Con lic. del Sup. Gob.
|185|

Semanario del Nuevo Reyno de Granada.

Esto aumentaría sus placeres y sus recursos en los tiem-pos calamitosos, en aquellos en que la abundancia dellubias, ò una grande sequedad destruye nuestras co-sechas. Es de desear que un patriota las haga venir y laspropague en los lugares análogos del Reyno. Lo mismodecimos de la Pera y de tantas variedades de Duraznosde que goza esa Provincia y que no se conocen entrenosotros. El Ulluco, y mas generalmente Melloco, es un gé-nero nuevo, y no tenemos noticia le haya descrito nin-guno. Creemos hacer un servicio insertando aquí la des-cripcion de esta planta. Le conservamos su nombreoriginal llamandolo Ullucus, y por sus raices tuberosus. Ullucus tuberosus. Coleccion de Quito, n. 147. Calix diphyllus, lacinis oppositis, subrotundis, concavispellucidis, coloratis, deciduis. Corolla monopetala, rotata; tubus brevissimus aut nullus:limbus 5 fidus, calice longior, laciniis cordatis, apice attenua-tis, subpellucidis. Stamina: filamenta 5, brevissima, erecta: antheręerectę, 2 loculares, polline luteo. Pistilum: germen sub globosum, minimun: stillus fili-formis, longitudine staminum; stigma simplex. |186| Pericarpium. Capsula unilocolularis…Semen unicum, oblongum. Radíx tuberoso-globosa: caulis herbasens, angulosus,undulatus, glaberrimus: rami axîliares; erecti: folia alterna,cordata, integerrima, crassa, glaberrima, petiolis extus te-retíbus, intus caniculatis, folis duplo longioribus. Flores ra-cemosi, racemis simplicibus, nutantibus, axílaribus: Bractœ,squamulę, brevissimę, pedicellis stipantes. Habitat in Províncię Quitensis hortis. (24) En los altos Andes de Quito no hemos visto al ladode la Oveja la Cabra. Creemos que Humboldt se equivo-ca en esta parte. Las grandes manadas de este animal noestán en los paises en donde cesa toda Agricultura, sinoen los paises templados, y valles ardientes. Aunque laCabra haya seguido al hombre à la Groenlandia, y á to-dos los climas rigurosos del Norte, aunque sufra muybien los mayores frios de las zonas glaciales, en nuestraCordillera no vemos los numerosos rebaños de Cabrasque observamos en los climas templados. Confesamosque puede vivir, propagarse, y crecer en la vecindadde nuestras nieves eternas, como vive y prospera entrelos Alpes; pero en el Reyno no exîsten esas manadasnumerosas que cree Humboldt, al lado de las grandesque tenemos de Ovejas, y de Vacas. (25) El trigo se dá en abundancia à los 10 gr. 14 minut. delat. borl. en los valles de la Victoria al lado de la Azucar, ydel Cafè. El Trigo nos ha llamado toda nuestra aten-cion en lo que hemos recorrido del Vireynato. En 1803|187|habiamos yà recogido bastantes materiales para formaruna Memoria sobre la geografía de este grano precioso. Enaquella época la remití à la aprovacion del venerableMutis. Yo la merecì, y me animò à llevar esta materiamucho mas adelante de lo que me habia propuesto. Nopodemos entrar ahora en por menores sobre este objetointeresante á la Agricultura, y al Comercio: el hace lamateria de una memoria, que verá la luz pùblica quan-to antes. No estrañamos que en los valles de la Vic-toria prospere el Trigo à 245 toe. (571 v.) sobre elmar: esto està à corde con nuestros principios y connuestras observaciones. (26) Anacardium caracolí. Especie nueva de la Flora deBogotá. El Señor Mutis la descubrió, y le dejò el tri-bial Caracolí, que es el nombre baxo de que se conoce enel Reyno. Tenemos bien determinados los limites deeste árbol enorme, y benèfico de los climas ardientesdel Reyno. (27) Hemos terminado nuestras advertencias sobre esta pre- ciosa produccion del ilustre viagero Federico AlexandroBaron de Humboldt. Quando concebimos el designiode publicarla no tubimos otro objeto que ilustrar ánuestros compatriotas en este ramo interesante de la Bo-tánica, y presentar á los jovenes este modelo único ensus indagaciones. Estos puros deseos de nuestro patrio-tismo, este zelo desinteresado en materia tan inocente,y tan distante de la moral y de la religion parece que hadado motivo á algunos para censurar la pureza de nues-|188|tras intenciones. Yo apelo al juicio de los hombres pia-dos y al mismo tiempo ilustrados en las Ciencias quehoy hacen nuestra principal ocupacion, para que deci-dan si esta produccion, si lo que le hemos notado puedeofender la piedad mas delicada, con tal que no se hallereunida á la ignorancia. Nuestra mayor gloria la fun-damos en haber nacido en el seno de la Iglesia Romanay en ser hijos fieles de madre tan sabia; y nuestras prime-ras obligaciones en ser fieles a las legitimas potestades.Que antes de censurarnos sí estudie, y se tomen, no laspalabras, sinó su espíritu y su fuerza. Si elogiamos áHumboldt, elogiamos sus talentos, y sus produccionescomo el mundo sabio elogia á Newton, á Ptolo-meo, á Platon, Archimedes, Apolonio…. Elhombre puede mirarse baxo muchos aspectos. Estees grande por su piedad, aquel porsu patriotismo, esteotro por sus talentos, y por su saber. El filosofo apreciaen todos las buenas cualidades, y estas son la materiade sus elogios. Es preciso ser un estúpido para no ad-mirar, y para no tributar los elogios merecidos a la pro-fundidad de Newton, á la eloqüencia encantadora deBuffon, y á todos los hombres grandes que han honradoal género humano con sus producciones inmortales. Sitienen defectos estos genios extraordinarios, si algunavez el error se ha mezclado con la verdad, debemosacordarnos que en nuestra miserable naturaleza el hom-bre es un compuesto de grande y de pequeño, de error yde sabiduria, de virtudes y de vicios, y que, como dice|189|Bailly, el sol mismo tiene manchas.