Digitale Ausgabe

Download
TEI-XML (Ansicht)
Text (Ansicht)
Text normalisiert (Ansicht)
Ansicht
Textgröße
Originalzeilenfall ein/aus
Zeichen original/normiert
Zitierempfehlung

Alexander von Humboldt: „Carta del Baron A. Humboldt al ciudadano Delambre, Miembro del Insituto nacional de Francia, impresa en el número 214 del Monitor universal, 4 Floreal, año 9º̣ y traducida por Don Martin de Párraga“, in: ders., Sämtliche Schriften digital, herausgegeben von Oliver Lubrich und Thomas Nehrlich, Universität Bern 2021. URL: <https://humboldt.unibe.ch/text/1801-Lettre_de_M-4> [abgerufen am 17.04.2024].

URL und Versionierung
Permalink:
https://humboldt.unibe.ch/text/1801-Lettre_de_M-4
Die Versionsgeschichte zu diesem Text finden Sie auf github.
Titel Carta del Baron A. Humboldt al ciudadano Delambre, Miembro del Insituto nacional de Francia, impresa en el número 214 del Monitor universal, 4 Floreal, año 9º̣ y traducida por Don Martin de Párraga
Jahr 1801
Ort Madrid
Nachweis
in: Anales de ciencias naturales 4:11 (Juli 1801), S. 199–206.
Sprache Spanisch
Typografischer Befund Antiqua; Auszeichnung: Kursivierung; Fußnoten mit Ziffern; Schmuck: Initialen.
Identifikation
Textnummer Druckausgabe: II.12
Dateiname: 1801-Lettre_de_M-4
Statistiken
Seitenanzahl: 8
Zeichenanzahl: 11662

Weitere Fassungen
Lettre de M. A. Humboldt, au cit. Delambre, membre de l’institut national (Paris, 1801, Französisch)
Auszug eines Briefs von Alexander v. Humboldt an den B. Delambre, Mitglied des National-Instituts in Paris (Stuttgart, 1801, Deutsch)
Letter from M. A. Humboldt to C. Delambre, Member of the French National Institute (London, 1801, Englisch)
Carta del Baron A. Humboldt al ciudadano Delambre, Miembro del Insituto nacional de Francia, impresa en el número 214 del Monitor universal, 4 Floreal, año 9º̣ y traducida por Don Martin de Párraga (Madrid, 1801, Spanisch)
Extrait d’une lettre de M. Alexandre Humboldt, au C. Delambre (Paris, 1801, Französisch)
|199|

Carta del Baron A. Humboldt al ciudadano De-lambre, Miembro del Instituto nacional de Fran-cia, impresa en el número 214 del Monitor univer-sal, 4 Floreal, año 9º̣ y traducida por Don Martin de Párraga.

Ciudadano.

Desde que llegué á la América meridional hasta es-te dia he escrito á Vmd. muchas cartas, como igual-mente al ciudadano Lalande. Estoy bien persuadido |200| del interes que tomais en mi suerte, y por lo mismono me canso de escribiros, aunque casi sin esperan-za alguna de que recibais mis cartas. Un dia de estossaldré para la Havana y México, despues de haberhecho un viage de 1300 leguas náuticas en esta partedel Nuevo-Mundo situada entre Popayan, Quito yCayena. Por espacio de tres meses he dormido al sereno,ya en los bosques cercado de tigres y feísimas serpien-tes, ó ya en playas cubiertas de crocodilos. Nuestroúnico alimento han sido plátanos, arroz y yuca; puestodas las provisiones se echan á perder en este pais tanhúmedo y caloroso. ¡Quan grande y magestuosa se presenta la natu-raleza en estas montañas! Desde el Baraquan y Urua-na (que ciertas naciones desconocidas han llenado degeroglíficos) hasta el volcan de Duida (cuya elevacionhe hallado igual á 76 metros 1, á 60 leguas del pe-queño lago del Dorado), no hay mas que una eleva-da cordillera granítica, que descendiendo de Quito vadel Oeste al Este á juntarse con los montes de la Gua-yana francesa. ¡Qué variedad de razas indianas! Des-de los Guaicas de Gehette (nacion pigmea, en la quallos individuos mas altos tienen quatro pies y dos pul-gadas) hasta los Guajaribos blancos (quienes cierta-mente lo son tanto como los Europeos); y desde losOtomacos (que llegan á comer libra y media de tier-ra al dia) hasta los Marivitanos y Magueritares (quese alimentan de hormigas y de resina), todas son li-bres, gobernándose y comiéndose ellas mismas. Comoya os he hablado de todo esto en una carta 2 que des-
1 Noventa varas castellanas, 2 pies y 9 pulgadas.2 Aun no se ha recibido.
|201| de las bocas del Orinoco dirigí á nuestro buen amigoel ciudadano Pommard, me limito por ahora á comu-nicaros algunas observaciones astronómicas, que creohaber hecho con mucho cuidado.
Mi guarda-tiempo de Luis Berthoud sigue siendomuy exâcto en su marcha; y cada quatro ó cinco diaslo verifico por las alturas correspondientes que puedotomar con los instrumentos que tengo (sextantes de Ramsden y Throughton, un quarto de círculo de Bird, y un horizonte de Caroché), y cuyo error nollega á un segundo de tiempo. Bien sabeis que no soyprofundo en las matemáticas, y que la Astronomía noes el objeto principal de mi viage; sin embargo, conalgun zelo y aplicacion, y manejando diariamente losmismos instrumentos, se consigue hacer algo, y lascosas se hacen menos mal. Recorriendo un pais jamaspisado de Europeos hasta de treinta años á esta parte,en donde todas las Misiones christianas solamente com-prehenden 1800 almas, y en donde nadie ha podidopensar en hacer observaciones; he creido que no debiaperder esta ocasion de perfeccionar nuestros conoci-mientos geográficos. Os hubierais reido mucho al verentre los Indios Idapaminares (en los bosques del Ca-siquiaro) mis instrumentos montados en caxas ó cofres,sirviéndonos de asiento conchas de tortugas; y unosocho ó nueve monos que llevábamos, los quales te-nian muchas ganas de manejar tambien mis higróme-tros, barómetros, electrómetros &c. Al rededor detodo esto diez ó doce Indios tumbados en sus hama-cas, y mas allá algunas hogueras encendidas para li-bertarnos de los tigres, cuya ferocidad no es menor aquíque en Africa. La falta de víveres, los mosquitos, lashormigas, los aradores, especie de Acorito que se po-ne en la piel, y la dexa surcada como un campo; el |202| deseo de refrescarse con baños, y la imposibilidad dehacerlo por la ferocidad de los caimanes, la picadurade las rayas, y los dientes de los pescados caribes.......Se necesita ser jóven y tener mucha resignacion parasufrir todo esto. El mal ha pasado, y yo he recogidomas de lo que me prometia. Se cree (véase el mapa del Padre Caulin, que esel mejor, aunque todos los nombres que trae son fal-sos) que las posesiones españolas de la Guayana lle-gan hasta el equador; pero yo he encontrado por ex-celentes observaciones de α de la Cruz y de Canopus,hechas entre las rocas de Culimacari, que S. Cárlosdel Rio-Negro, establecimiento el mas meridional, aunestá á 1°. 53′. de latitud boreal; y que la línea pasapor el gobierno del gran Pará, cerca de S. Gabriel delas Cachuellas, en donde hay una catarata no tan con-siderable como las dos famosas de Atures y de May-pure. Por el contrario, La Condamine halló á orillasdel rio de las Amazonas, las latitudes meridionalesmayores de lo que se creia en Europa. En Cumaná, antes del terremoto que tuvímos eldia 4 de Noviembre de 1799, la inclinacion magné-tica medida con la brúxula de Bordá, se encontró serde 44°,20 (nueva division). Despues del terremoto era de 43, 35 (los expe-rimentos han demostrado que esta parte del globo, yno la aguja, ha sido la que ha mudado de carga mag-nética), y la aguja hacia 229 oscilaciones en 10 mi-nutos de tiempo. En Calabozo, en medio del Uana (latitud 1°. 56′ 56″,longitud de Paris 44°. 40′. 18″.) la inclinacion era de39°,30, y el número de oscilaciones 222. En Atures, una de las cataratas del Orinoco (la-titud 5°. 39′. 0″., longitud 44°. 42′. 19″.), la incli- |203| nacion de 32°,85, y el número de oscilaciones 221. En S. Fernando de Atabapo, Mision en la bocadel Guaviaro (lat. 4°. 9′. 50″.) la inclinacion era de30°,30, y el número de oscilaciones 219. En S. Cárlos del Rio-Negro (lat. 1°. 53′.) la in-clinacion 23°,20, y el número de oscilaciones 216. Segun las reglas que han dado los Sres. Cavendish y Dalrymple, se ha tenido cuidado en estas observa-ciones de volver la brúxula al Este y al Oeste, para en-contrar las inclinaciones medias, y corregir el errorque se verifica quando el exe de la aguja no pasa exâc-tamente por las dos puntas de esta. En este viage, que ha durado un año, he deter-minado 54 puntos de la América meridional, habien-do observado en ellos las latitudes y longitudes; lasprimeras deducidas la mayor parte de la altura meri-diana de dos astros á lo menos; y las últimas, ó pordistancias de la luna al sol y á los astros; ó por elguarda-tiempo y ángulos horarios. Estoy trabajando enformar el mapa del pais que he recorrido; y como misobservaciones llenan el vacío que se encuentra en losmapas entre Quito y Cayena, al norte del Rio de las Amazonas, me lisonjeo que interesarán á los Geógrafos. Mi guarda-tiempo solo me da con exâctitud dife-rencias de meridiano con los lugares de mi partida; es-to es, con Carácas, Cumaná y Santo Tomas de Nue-va Guayana (lat. 8°. 8′. 24″, long. 21″ en tiempo alOeste de Cumaná). Así pues me intereso muchísimoen fixar bien en mi mapa, con respecto á Paris, estostres puntos, y puramente por observaciones astronó-micas. Ademas de que los navegantes necesitan quan-do llegan á esta costa hallar puertos bien determina-dos en longitud para conocer el estado de sus cronó-metros, y exceptuando la Martinica, la Guadalupe |204| Puerto-Rico (en donde el Sr. Churruca ha observa-do), son muy pocos los lugares sobre cuya longitudse pueda contar, sobre todo en la América española.Cartagena está segun los Conocimientos de los tiempos á 5h. 12′. 12″; pero las tres emersiones de Satélitesobservadas por Herrera dan todas 69°. 24′. 10″ al oc-cidente de Cádiz, ó 5h. 13′. 11″ al occidente de Paris. He observado con un anteojo de Dollond que au-menta 95 veces los objetos. 1º̣ En Cumaná latitud 10°. 27′. 37″.
  • La Imersion del segundo Satélite el dia 7 de Noviem-bre de 1799 á 11h. 41′. 18″ tiempoaparente.
    • del segundo Satélite el 12 de Setiembrede 1800 á 16h. 31′. 0″ tiempo apa-rente.
    • del primer Satélite el 25 de Setiembre de1800 á 17h. 10′. 21″ tiempo medio.
  • La Emersion del quarto Satélite el 26 de Setiembre á17h. 28′. 0″ tiempo medio.
    • del tercer Satélite el 27 de Setiembre á18h. 25′. 55″ tiempo medio.
Desconfio de la longitud de Cumaná, qual me laha dado mi cronómetro á mi llegada de Canarias alContinente. Yo he hallado long. 4h. 26′. 4″, y lasobservaciones del Sr. Fidalgo (que ha observado al-gunas Emersiones en la Trinidad, pero no en Cuma-ná) aun dan mas, 4h. 26′. 16″. Fidalgo ha encontra-do 55°. 16′. 32″ al occidente de Cádiz y Cumaná,2°. 41′. 25″ al occidente de Puerta-España. Pero laCarta de la Isla de la Trinidad publicada en Lón-dres por las excelentes observaciones del Sr. Churru-ca, da Puerta-España 61°. 22′ al occidente de Lón-dres. Creo que al reducir la Carta no se ha tenido á |205| la vista el cálculo del ciudadano Lalande de la oculta-cion de Aldebaran, observada en Puerto-Rico el dia21 de Octubre de 1793. Porque la capital de esta is-la está por los cronometros á 4°. 34′ al occidente dePuerta-España (calculando la longitud por la de Puer-to-Rico) 63°. 48′. 15″, y para Cumaná 66°. 29′. 40″al occidente de Paris. Los cinco eclipses de Satélitesque os envio, mi digno amigo, deben aclarar algo es-te punto, y discurro que la longitud de Cumaná noserá mucho mayor que 4h. 25′. 20″. Por desgracia eleclipse de sol que he observado con toda extension eldia 28 de Octubre en Cumaná (haciendo pasar loscuernos por los hilos horizontal y vertical) no era vi-sible en Europa. Su fin se verificó á 8h. 14′. 22″, ycon diferencia de 1″ tengo certidumbre en el tiempo,pues aquel mismo dia tomé alturas correspondientes. 2º̣ En Caracas (plaza de la Santísima Trinidad)latitud 10°. 31′. 4″.
  • Imersion del primer Satélite el dia 7 de Diciembre de1799 á 16h. 11′. 57″ tiempo aparente.
    • del tercer Satélite el 7 de Diciembre de1799 á 17h. 11′. 36″ tiempo aparente.
  • Emersion del primer Satélite el dia 17 de Enero de1800 á 11h. 14′. 8″ tiempo medio.
    • del segundo Satélite el 28 de Enero de 1800á 7h. 58′. 8″ tiempo medio.
    • del quarto Satélite el 18 de Enero de 1800 á8h. 13′. 3″ tiempo medio.
3º̣ En el valle de Tuy en el Pico de la Cocuiza,latitud 10°. 17′. 23″.
  • Emersion del primer Satélite el 9 de Febrero de 1800á 11h. 26′. 57″ tiempo medio.
    • del tercer Satélite el 10 de Febrero de 1800á 7h. 58′. 50″ tiempo medio.
|206| No habiendo podido llevar conmigo á Rio-Negroel grande anteojo de Dollond, estos últimos eclipseshan sido observados con uno de Caroché, que aun-que muy bueno, solo aumenta 58 veces los objetos. Declinacion magnética en Cumaná el 27 de Oc-tubre de 1799 4°. 13′. 45″, en Carácas 4°. 38′. 45″,y en Calabozo 4°. 54′, antigua division. El puerto de la Guayra está con toda exâctitud á29″ en tiempo al occidente de Carácas; y espero quedando Emersiones é Imersiones quedará bastante biendeterminado el meridiano de esta última ciudad. He descrito con el ciudadano Bonpland mas de1200 plantas 1.

1 Una carta del ciudadano Haspel-la-Chenaye, Químico enla Guadalupe, con fecha de 5 de Enero de 1801, refiere queel Sr. A. Humboldt salió para la Havana despues de haber de-xado al Agente del Gobierno en la Guadalupe una caxa parael Instituto y dos paquetes, uno para el ciudadano Fourcroy, yotro para el ciudadano Delambre. Como aun no ha llegado la ca-xa ni tampoco el paquete dirigido al ciudadano Fourcroy, es depresumir que la carta insertada arriba no es la de que habla elciudadano Haspel-la-Chenaye. Por lo que tenemos la esperanzade recibir en breve otras dos cartas del Sr. Humboldt. Si estas incluyen, como se debe pensar, nuevas noticias delos viages de este sabio tan modesto como interesante, tendremosel gusto de comunicarlas al instante á nuestros lectores. (Notadel redactor del Monitor.)